Costumbres Pueblerinas

Juan E. Castro. Redacción

Siempre nos hemos sentido orgullosos, como vecinos de nuestra querida ciudad de Trinidad, por lo hermoso que lucen nuestros principales paseo públicos, merced al impulso de una comunidad que trabaja junto a sus gobernantes, para darle a nuestra capital departamental la renovada imagen urbanística tantas veces elogiada por los visitantes.

Lógicamente que ese mancomunado esfuerzo necesita la colaboración de todos sus habitantes, para que esa obra se mantenga en el tiempo y sea generadora de otras que muestren el crecimiento arquitectónico y cultural orgullo de la comunidad que las recibe.
Trinidad ha logrado, en los últimos años, una transformación que la ubica entre las ciudades con atractivos muy particulares, para el viajero que pasa ó para aquel que hace un alto para buscar sus rincones de descanso y mostrarle a ese visitante algunos de los atractivos turísticos que invitan a volver. Uno de ellos es nuestra Plaza “Constitución” con sus lugares sombreados, rincones de solaz descanso donde armonizan sus jardines multicolores y la fuente de aguas danzantes, centro cultural y caja de resonancias de las manifestaciones de nuestra sociedad.
Para que su serena belleza no sea estropeada, debemos ser responsables de su cuidado, quererla como si fuera un tesoro, mantenerla limpia y ser respetuosos de los espacios verdes cuando transitamos por ella. Lamentablemente la actitud de muchos jóvenes que se congregan durante la tardecita y noche, principalmente los fines de semana, se contradicen con elementales normas de educación y convivencia.
Muchos chicos y no tan chicos, transitan en bicicleta por los caminos interiores de la plaza en un saludable ejercicio, pero que lleva consigo las molestias para quienes pasean por nuestra plaza principal. Otros, ignorando los carteles existentes y obviando los caminos interiores, transitan por encima de los canteros de césped acortando de ese modo la distancia que media del centro de la plaza a las esquinas de la misma.
Bienvenidos a Plaza “Constitución” los jóvenes que con su fresca alegría pueblan su espacio de singular belleza en el feliz reencuentro con los amigos para formar esa particular tertulia de debates juveniles y de historias cotidianas. Pero si todos, cuando vamos a la plaza hacemos lo que acabamos de censurar, estaremos conspirando a borrar en parte su belleza, destrozando lo que costó años de paciente labor, sin tener en cuenta que los espacios públicos son de todos nosotros y que por su deterioro, finalmente todos vamos a pagar su restauración.
Simplemente debemos pensar, reflexionar y actuar, con el respeto y la responsabilidad que acrediten nuestra buena educación, que algunos desbordes cargados de algarabía no eclipsen las normas de convivencia y el cuidado de cosas hermosas como nuestra plaza principal, orgullo de la sociedad que la disfruta. Si logramos esa sintonía seremos más felices y con nuestra responsable contribución lograremos hacerla más linda y acogedora, postal luminosa de la identidad de una ciudad cada vez más hermosa.

 

Cotización de la Moneda

Compra Venta
43,25 45,75
0,20 0,50
7,20 8,90
50,40 54,40