Bocinón

NO ERA CUESTIÓN DE DESEOS

Y lo que muchos deseaban,
se dio el domingo a la tarde,
aunque ni arte ni parte
tuvieran en la jugada.
No querían que campeonara
el combinado argentino,
pues decían de los vecinos:
“como alpargata se agrandan;
Y después, ¿quién los aguanta
Si ganan ese partido?”

Pero, no tiene sentido
razonar de esa manera
que a todas luces revela
un pensamiento mezquino.
Los de al lado son latinos
y son sudamericanos;
los contrincantes, germanos,
del continente europeo
y a ellos no nos parecemos
ni en lo blanco de las manos.

Ganó el mejor; está claro
y en eso no hay discusión,
por eso es que “El Bocinón
aplaude a quienes ganaron.
Los argentinos fallaron
justo en la definición;
pusieron el corazón,
pero eso solo no basta
para ganarle a la “pasta”
que mostró el cuadro campeón.

FACUNDO