Dos días de setiembre para no olvidar

Lic. Hugo Varela Brown

Redacción
El almanaque uruguayo debe ser uno de los pocos en el universo que tiene en todos los meses algo en rojo para recordar, conmemorar o evocar. Algunas de esas fechas pueden ser discutibles, otras tal vez, sean menos importantes que algunas que no están, pero este es un tema donde la discusión falta darla en profundidad, no sólo a nivel parlamentario sino a nivel ciudadano.
En setiembre existen dos días muy especiales a los que se le ha dado una relativa importancia pero que deberían estar en nuestro calendario de evocaciones históricas, partiendo de la base que existen otras que nos merecen ciertos reparos, comparativamente hablando.
Uno de ellos es el 10 de setiembre de 1815, fecha en la cual Artigas pone en funcionamiento el primer y único Reglamento Agrario en la Provincia Oriental para intentar poner en práctica una verdadera justicia social, en un lugar donde el Uruguay siempre ha tenido estructurales problemas como son la temprana despoblación rural, ante los hechos que nos dicen que hoy en el 2014 tan sólo quedan en nuestras zonas rurales un 5% de nuestros habitantes. Esto ha afectado y afecta la calidad de las escuelas rurales, tema muy complejo que no nos corresponde tocar aquí, pero latente por la despoblación rural.
Aquel Reglamento de Tierras traía hace más de dos siglos las soluciones a los problemas actuales del campo, con una vigencia sin precedentes en la historia nacional.
No se recuerda como es debido -tampoco en ningún acto público, esos que generalmente se realizan en las plazas o institutos educativos cuando hay alguna fecha en la historia nacional. Tampoco se hace -salvo algunas excepciones- la evocación del día de fallecimiento de nuestro Artigas, el 23 de Setiembre de 1850, a mi criterio de tanto valor como el 19 de junio, fecha de su nacimiento.
Son esas incoherencias históricas que no llegamos a entender en cuanto a su profundidad y criterios al respecto, pues en la primera de ellas se intentaba poner solución a uno de los problemas que aun hoy se ha profundizado en pleno siglo XXI.
Si el 12 de octubre figura en rojo en nuestro almanaque, debería existir la voluntad política e histórica de los responsables para recordar estas dos fechas de profunda importancia en el almanaque nacional.
Mucho más allá de lo verdaderamente realizado no somos partidarios de llenar de días rojos nuestro ya cargado calendario, pero sí de hacer una revisión de las mismas, que dejan fuera de la historia nacional en su recordación al menos ejemplos como los que acabamos de mencionar.
Desde ECOS REGIONALES recordamos estas dos fechas que cada una con su importancia debemos siempre tener presente como momentos trascendentes de nuestra Historia Nacional.