Acto de Colación de Grado: Recibieron sus títulos cinco nuevos docentes en emotiva ceremonia

El pasado miércoles se llevó a cabo en la sala del Teatro “Artigas” el acto de colación de grado, generación 2013, que contó con la presencia del Consejero Docente Prof. Edison Torres, Directora del Instituto de Formación Docente Prof. Carolina Irazábal, docentes, alumnos y familiares de egresados.

Fueron cuatro los egresados de Magisterio 2013/2014, María Juliana Curbelo Otegui, Walter Adrián Prado López, Stefani Vanessa Rivero Legelen y Micaela Lisel Bidondo Espinosa, mientras que Cecilia Carolina Tarde Fernández recibió el título de Profesorado.

La ceremonia se inició con la entonación del Himno Nacional e Himno a Flores por parte del Coro de Niños dirigido por el Prof. Jorge Real, y luego inauguró la parte oratoria la Directora del Instituto de Formación Docente de Trinidad Prof. Carolina Irazábal, destacando la trascendencia que reviste la entrega de títulos a egresados de este instituto.
“Queridos noveles docentes, recibir el título en el día de hoy significa la culminación de una etapa, de un proyecto de vida que sin lugar a dudas transitaron con mucho esfuerzo, trabajo, estudio, dedicación y también dificultades. Al finalizarla tal vez quepa la pregunta: ¿Valió la pena? Con absoluta convicción respondo: Sí, claro que valió la pena. Alcanzaron nada menos que la titulación como docentes, que no solo es una profesión, es más que eso, es vocación ya sea sentida o construida, donde para ejercerla con dignidad debe predominar el amor por lo que se hace y para quién se hace. El compromiso sostenido de enseñar a fin de que cada uno de los estudiantes de los que somos responsables alcancen los conocimientos necesarios, que les permitan ser autónomos. Como así también para que logren incorporar los valores necesarios que los dignifiquen como personas”, sostuvo la Directora del Instituto de Formación Docente de Trinidad.

La Prof. Carolina Irazábal comentó, dirigiéndose a los egresados, que la docencia “no es una labor sencilla por la simple razón que trabajamos con seres humanos, no es novedad. Pero más allá de toda dificultad, la docencia es una profesión gratificante, que nos permite cada día el disfrute y la satisfacción del aprendizaje de los estudiantes, como así también nos permite vivenciar las transformaciones de quienes tenemos en nuestras manos. Transformaciones que no solo tienen que ver con lo académico, sino transformaciones en el sentido integral de la persona. Formar seres que aprendan a pensar por sí mismos, pensando en los demás. Formar seres creativos, con espíritu crítico, con capacidad de imaginar ciudadanos libres y responsables. Tales transformaciones no tengo dudas se logran a través de la educación, tal como nos lo dice Nelson Mandela: La Educación es el arma más poderosa para transformar el mundo”.

“Cifro todas las esperanzas en ustedes, recién egresados, que como docentes van a formar parte de esta transformación que tanto nuestra sociedad necesita hoy. Y estoy seguro que con la responsabilidad que los caracteriza, desde sus lugares de trabajo lo harán, a través del ejemplo de compromiso, responsabilidad, respeto, tolerancia, resumido todo en el amor con que ejercerán la profesión”, manifestó en parte de su oratoria la Prof. Irazábal.

UNA DE LAS PROFESIONES MÁS BONITAS
A continuación el Consejero Docente Edison Torres se dirigió a la concurrencia, quien comenzó diciendo que “cuando nosotros iniciamos los estudios de grado, hay muchas cosas que se van tejiendo y van fortaleciendo ese deseo de ser docentes. Ese deseo que a veces viene en nosotros y otras veces se construye fuertemente en esa práctica diaria, de entrega a los niños, niñas y jóvenes con quienes nos toca trabajar. Es sin lugar a dudas una de las profesiones más bonitas, como otras necesita de renunciamientos y de esfuerzos, pero también recibimos gratificaciones, alegrías, felicidad”.

“Muchos han sido los educadores que han dejado el camino marcado; educadores como Julio Castro, que hace pocos días se estuvo lanzando un libro de aquellas escrituras inéditas que había de él, que fueron guardadas por su hija. Y en los relatos de esa hija, contaba de las necesidades que este maestro tuvo para poder desarrollar el pensamiento que hoy nosotros leemos y disfrutamos. Entre esas anécdotas contaba que uno de los premios literarios que recibió este destacado maestro fueron mil pesos. Y las ansias que tenían esos hijos, de que en su casa iba a haber tanto dinero duraron poco, porque a él se le ocurrió comprar una imprenta. Una imprenta que fuera la posibilidad de llegar con su pensamiento a otros docentes, en una época en que uno tenía que luchar mucho. ¿Qué quiero decir con esto?, que acá hubo muchos actores en la construcción de esta profesión que ustedes han elegido. Hubo profesores, directores, funcionarios no docentes, pero también hubo detrás de cada uno un grupo familiar que estuvo apoyando el emprendimiento, que creyó en ustedes, que dejó mucho esfuerzo para que este camino se pudiera realizar”, expresó el Consejero Docente Edison Torres, al hacer uso de la palabra.

En el tramo final de su oratoria Torres abogó por la aprobación de la Ley de la Universidad de la Educación. “Ley que quedó ahí en el Senado y volvió a la Asamblea General, y se está pensando reabrir la legislatura en diciembre para dar discusión nuevamente a esa institución que necesitamos para seguir consolidando la formación de los profesionales. Porque sin lugar a dudas, hoy ustedes están recibiendo un título de grado. Este es solo el inicio de una carrera, queda mucho camino por hacer, por formarse, para poder afrontar los desafíos que la sociedad, que nuestros niños/as, jóvenes demandan hoy para ser ciudadanos plenos, para ser constructores de esa ciudadanía tan necesaria para sostener los principios democráticos de la nación. Es por eso que el título que hoy los habilita para el ejercicio de la profesión en todo el territorio de la República, los hace, además, colegas de quienes estuvimos formándolos. Bienvenidos a la profesión, felicitaciones y muy buena gestión en sus carreras”, finalizó diciendo el Consejero Docente.

ENTREGA DE TÍTULOS
Posteriormente se procedió a la entrega de títulos a los egresados de magisterio y profesorado.
La Maestra Directora Rosa Salvatto entregó el título al Mtro. Adrián Prado; la Prof. Cecilia Suárez hizo lo propio con la Mtra. Juliana Curbelo; la Secretaria del IFD Mtra. Adriana Estefan entregó el título a la Prof. Cecilia Tarde; la Directora del IFD Prof. Carolina Irazábal hizo entrega del título a la Mtra. Micaela Bidondo y la Prof. Cecilia Suárez entregó el título a la Mtra. Stefani Rivero.

MENSAJE DE REPRESENTANTE DE LOS EGRESADOS
Seguidamente, trasmitió su mensaje el Mtro. Adrián Prado, quien en primer término dijo de su honor de representar a todos los docentes egresados.
“Para comenzar, hemos decidido compartir con ustedes una frase célebre del gran pedagogo Paulo Freire: El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas. La tarea esencial como docentes y profesionales de la educación, es la de enseñar ante cualquier circunstancia”, puntualizó Prado.

“La educación hoy en día está siendo muy cuestionada, cumpliendo roles que serán asumidos a consecuencia de las dificultades de la sociedad actual. Es por eso que hay que enseñar con el mayor respeto y la mayor responsabilidad posible”, sostuvo el egresado.

“Este es un día muy emotivo para todos los aquí presentes, no por la novedad del hecho, que se repite año tras año con la presencia de nuevos actores, sino por la importancia que tiene para quienes de forma directa o indirecta hemos sido protagonistas de un proceso educativo o académico en el que las experiencias compartidas fueron una parte importante de nuestras vidas, y cuya culminación festejamos esta noche”, subrayó, entre otras cosas, el Mtro. Adrián Prado.

PALABRAS DE DESPEDIDA
Cerrando la parte oratoria hubo palabras de despedida de la alumna de 4º Año Silvia Carrión.
Citando al pedagogo Paulo Freire, la estudiante dijo que enseñar no es transferir conocimientos, sino crear las posibilidades para su propia producción o construcción (…). Con estas palabras damos la bienvenida a estos noveles maestros que esta noche son los principales actores de esta celebración, y a quienes muy humildemente queremos homenajear, extendiendo nuestras más sinceras felicitaciones por el haber cumplido con el maravilloso anhelo de ser docentes”.

“Este acto significa un reconocimiento a su dedicación, en esta bella tarea de educar. A ustedes promotores de sujetos autónomos, de pensamiento crítico y defensores de los principios esenciales del ideario vareliano, sea éste un estímulo más para seguir avanzando”, señaló Silvia Carrión, quien visiblemente emocionada deseó el mayor de los éxitos a los docentes egresados.

El acto culminó con las actuaciones brillantes del Coro de Niños dirigido por el Prof. Jorge Real, y del Coro “Raúl Evangelisti” de Durazno, dirigido por el Prof. Roberto Tarigo.