Jóvenes de la Cooperativa COSEL encaran tarea de control del mosquito trasmisor del Dengue

INFORME

UN TRABAJO SOCIAL PARA DESTACAR

DESCUBRIERON QUE HAY GENTE CONSCIENTE DEL PROBLEMA PERO OTRO SECTOR DE LA POBLACIÓN CARECE DE INFORMACIÓN SOBRE LA PROBLEMÁTICA DEL AEDES AEGYPTI

El instrumento de la Cooperativa Social ha posibilitado en Flores, y en todo el país, que grupos de personas puedan desarrollar en la sociedad diferentes actividades en un doble propósito, por un lado prestar un servicio a la comunidad y por otro permitir la inserción laboral a personas desocupadas, a quienes han perdido su empleo o a jóvenes que a través de esta herramienta encaran su primera experiencia en el mercado del trabajo.

Las Cooperativas Sociales –que giran en la órbita del Ministerio de Desarrollo Social- promueven proyectos colectivos de trabajo que permiten la inserción laboral de las personas en situación de pobreza, de exclusión, de vulnerabilidad social y con necesidades básicas insatisfechas. En definitiva se trata de una empresa cuya propiedad es colectiva; le pertenece a sus socios-trabajadores, los cuales toman en forma independiente sus decisiones. El socio-trabajador percibe el laudo establecido por el consejo de salarios de la actividad a la cual se dedica la Cooperativa.

Es también una herramienta educativa y promotora de desarrollo de ciudadanía ya que se sustenta en los principios y valores propios de su identidad cooperativa.
La identidad cooperativa integra valores de no discriminación, ayuda mutua, solidaridad, así como principios de control democrático, participación social y económica, libre asociación, formación continua, autonomía e independencia, colaboración con otras cooperativas y compromiso con la sociedad.
Los proyectos que se presenten deben ser sustentables y pueden ser desarrollados dentro de cualquier rama económica, como por ejemplo, la actividad agropecuaria, industrial, servicios o producción, entre otras.

LA COOPERATIVA SOCIAL DE EMPRENDIMIENTOS LABORALES
Así fue que en Flores nació COSEL (Cooperativa Social de Emprendimientos Laborales), constituida en sus inicios por cinco jóvenes con el deseo de insertarse en el mercado laboral, en este caso en una primera tarea específica que es realizar la operativa de campo en la lucha contra el mosquito Aedes Aegypi enmarcado en el programa de control del vector trasmisor del dengue a cargo del Ministerio de Salud Pública.

ECOS REGIONALES entrevistó a dos de los integrantes de la Cooperativa Social COSEL, Federico Charlo y Eddy Valiente, quienes comentaron aspectos relativos a esta herramienta de trabajo.
“La nuestra es una empresa que tiene las características de una Cooperativa y eso significa que todos los integrantes somos en parte empleados y en parte también empleadores del trabajo”, explicó Charlo.

“Para poder contratar con el Ministerio de Salud Pública este proceso comenzó mucho antes. Comenzó cuando un grupo de compañeros –jóvenes y amigos- vimos la necesidad de encontrar alternativas a lo que es este sistema comercial de trabajo, y ver cuál era la herramienta más propicia para satisfacer la demanda laboral. Nos pusimos a analizar cuáles eran las herramientas y encontramos al cooperativismo social como el más idóneo a nuestros intereses, y por otro lado la necesidad que había de algunas empresas del Estado de contratar este tipo de emprendimientos. Fue así que se fue generando el proceso de cooperativa, primero con algunos jóvenes en grupo que fue variando, al punto que hoy quedan pocos del núcleo original. Siempre hubo un recambio y eso es bueno porque de esos jóvenes que comenzamos en la Cooperativa algunos fueron encontrando otras oportunidades laborales, pero también siempre hay jóvenes que necesitan trabajar”, comentó Federico Charlo.

LA ETAPA DE CAPACITACIÓN
Eddy Valiente destacó que ese proceso incluyó la capacitación de los integrantes de la Cooperativa que, teniendo en cuenta la función a desarrollar, tuvo que ver con el programa de control del vector trasmisor del dengue (mosquito Aedes Aegypti), tarea que estuvo a cargo de la Referente Epidemiológica de la Dirección Departamental de Salud Lic. Luciana Irizabal.

“El proceso de aprendizaje apuntó a detectar los diferentes tipos de larvas de mosquitos en lugares donde hay agua estancada. Hay diferentes tipos de larvas, algunas son de gusanos, otras que son del mosquito común que es el Culex, otras son del Aedes Aegypti que son las que nos interesan, porque es contra ellas que luchamos”, expresó.

“Pero también está el trabajo que se hace después que se encuentra la larva, primero cómo se procede, cómo se anota en la planilla, en que consiste básicamente en dengue del que el mosquito Aedes es el trasmisor, cómo es la enfermedad, qué se le explica a los vecinos. Porque muchas veces nos preguntan si hay dengue en Flores y respondemos que no hay, lo que sí existe es el mosquito. Una vez que llegue el dengue a Uruguay –si es que llega- es muy probable que haya una epidemia porque hay mucha cantidad de Aedes Aegypti y cada vez se van encontrando más. Es por eso, precisamente, que se hace imperioso contar con un grupo de personas que trabajen contra el Aedes Aegypti y contra el dengue, porque hay una necesidad de generar conciencia y a través de ella evitar que haya lugares con agua donde la larva se pueda desarrollar”, explicó Federico Charlo.

EL TRABAJO DE CAMPO
Charlo se refirió a la organización del trabajo de campo que se viene cumpliendo por parte del grupo en distintas zonas de la ciudad, simultáneamente, incluyendo visitas a liceos y escuelas, y oficinas públicas. La tarea se ha extendido a Villa Ismael Cortinas y centro poblado Andresito.
Dijo que la labor se planificó en dos líneas, por un lado visitar hogares, ver dónde se encuentran los mosquitos, extraer las larvas, realizar el análisis de las mismas y hacer campañas de concientización; es decir, una tarea que realizan todas las Cooperativas del país en cada una de sus áreas de acción.

“Lo que particularmente nuestra cooperativa hace, independientemente de lo que realizan las demás, se enmarca en la órbita de la Dirección Departamental de Salud –que es el Ministerio de Salud en el departamento- y eso tiene que ver con campañas de sensibilización, cómo vamos a trabajar en lo específico pero también en el posicionamiento de nuestra Cooperativa para con la comunidad”, indicó.
“Eso no solo tiene que ver con el trabajo particular de la detección del Aedes Aegypti, sino con el trabajo en la comunidad en esta campaña contra el dengue y en otras que tienen que ver con la promoción de la salud”, precisó Federico Charlo.

DOS REALIDADES BIEN DIFERENTES
Eddy Valiente destacó que durante el desarrollo de la tarea de campo se han encontrado con dos realidades, un sector de la población cuenta con información y es consciente de la problemática y otro sector que no posee datos acerca de cómo evitar que la larva del Aedes Aegypti se reproduzca.
“Eso nos ayudó para informar a la gente respecto al tema, para que tomara las medidas preventivas necesarias, e incluso poder visitarlas nuevamente para observar si había cambiado la situación”, señaló Valiente.

“Lo bueno es que, aunque hace poco que comenzamos, la gente nos reconoce cuando andamos en la calle. O sea, ya sabe a qué vamos a su hogar y nos pregunta cosas para sacarse las dudas que tiene. La gente colabora y eso fue lo más positivo que encontramos; es decir, que nos reconoce y nos facilita el acceso a su casa”, puntualizó el joven.

Valiente explicó que una vez recogidas las larvas, las mismas son trasladadas a la Dirección Departamental de Salud para ser observadas en el microscopio, para asegurarse si corresponden al mosquito Aedes Aegypti u a otra especie, tras lo cual actuar en consecuencia.

COSEL, EL ACTUAL CONTRATO Y EL FUTURO
Federico Charlo informó que el contrato firmado con el Ministerio de Salud se extiende hasta noviembre de 2015, “sin embargo en el mismo se establece que si la tarea está bien hecha, si el trabajo desarrollado es satisfactorio a criterio de la Dirección Departamental de Salud, el mismo se renueva”.

“Nosotros creemos que mientras exista la necesidad de luchar con el Aedes y otros eventos epidemiológicos vamos a poder continuar; digo nosotros personalmente pero quizá mañana son otros los que integran la Cooperativa. O puede ser otra la Cooperativa que pueda ser contratada, porque las oportunidades son las mismas para todas teniendo en cuenta los fines que se persiguen”, agregó.

Cabe señalar que la Cooperativa COSEL en estos momentos está realizando una convocatoria a nuevos aspirantes, en el marco del fin social que tiene, que es dar oportunidades laborales a quienes lo necesiten pero primordialmente a jóvenes que no tengan trabajo y tengan la iniciativa de trabajar.

“Hoy estamos contratados para el Ministerio de Salud Pública y necesitamos más gente para trabajar. Precisamos contratar a nuevas personas para que trabajen junto a nosotros. Pero en el día de mañana nuestra cooperativa puede contratar con otras empresas, con otras organizaciones, con otras entidades del Estado y también vamos a necesitar más gente. La idea es ni detenernos en esto, ni ser solamente nosotros, sino extender objetivos y cumplir con el cometido social que nos propusimos”, destacó Federico Charlo, quien advirtió que las puertas de la Cooperativa están abiertas para todos, aunque se enfoca especialmente en los jóvenes porque es el sector de la sociedad que más necesidad laboral tiene.
“Pero eso no es excluyente a otras personas que necesitan trabajar, que tengan las ganas y las capacidades para hacerlo en esta tarea. Solo que tratamos de enfocar la Cooperativa a los grupos más vulnerables, y nuestro diagnóstico nos indica que en la actualidad en el departamento los más vulnerables somos los jóvenes”, precisó Charlo.

“Esta es una experiencia que vale la pena. Es algo que nos servirá para toda la vida, más tratándose de una tarea de concientización, en este caso para no contraer el dengue, pero mañana puede ser por otras metas igualmente importantes para toda la sociedad”, concluyó Eddy Valiente.