La Casa de los Espíritus… la vigencia de un mensaje

Lic. Hugo Varela Brown
Redacción

Bajo este título, la escritora chilena Isabel Allende redacta y publica su primera novela  finalizada en 1982, posteriormente llevada al cine con enorme suceso.
En la obra, de una maravillosa narrativa, analiza el proceso de tres generaciones de chilenos desde comienzos del siglo XX hasta el golpe dictatorial en 1973, cuando debió exiliarse en Venezuela y México.
La novela recorre con el paso de los años los cambios sociales e ideológicos del país y la región, con un rico y accesible vocabulario, ingresando en ella temas como el avance de las ideas socialistas, la emancipación de la mujer, las formas de vida de una clase media oscilante, las hábiles combinaciones entre política, ideología, literatura y poesía.
Siendo una de las grandes novelas del siglo XX por su sinceridad al traducir la complejidad de una sociedad en plena transformación, lanza al lector significativos mensajes de la realidad que luego ocurrirá.-
Entre los tantos personajes, los más destacados están representados por la Familia Trueba, y lo que ella denominó el Candidato (o Presidente) que a la postre sería su tío asumiendo el cargo en Chile.
En determinada parte de su rica obra la escritora comienza a darnos una serie de mensajes referentes a la situación ideológica y política que se vive y al inicio de acciones por parte de  fuerzas de derecha, que comienzan a boicotear al gobierno de Allende, con la intención de volver a manejar los hilos de la economía y la política. De esta forma La Casa de los Espíritus, con su complejidad y su riqueza literaria nos previene de hechos que puedan ir aconteciendo en su patria  y que posteriormente sucederán.
En 1973 antes del golpe militar y el ataque al Palacio de la Moneda (Casa de Gobierno en Chile) se produjeron por parte de  grupos de derecha  intentos de desestabilización social que se mencionan, en los cuales intervienen  los partidos políticos que se vinculaban a los grandes grupos empresariales que, apoyados por los Estados Unidos organizaron la campaña para el derrocamiento del Presidente Allende, quien dejó su vida en la contienda.
La novela contiene una evolución histórica a través de la literatura de una serie de personajes y situaciones iniciadas a comienzos del siglo XX, el cual cada lector podrá profundizar en la misma. Lo que hemos querido destacar en estas breves líneas es la gran similitud de lo que aquí se denuncia y se documenta: Chile 1973, con lo que está pasando en estos momentos en Venezuela, con la verdadera guerra económica que se lleva a cabo para intentar desestabilizar al gobierno electo por el voto popular del Presidente Maduro.
Es así que  la evolución histórica,  en su análisis comparativo, deja entrever políticas y acciones comunes latinoamericanas, cuando la desestabilización social se intenta llevar adelante, como se hizo desde fines de 1972 por parte de los grandes empresarios dueños de los oligopolios chilenos en directa coordinación con el fascismo de derecha que derrocó por la fuerza al gobierno popular de Allende.
Hoy Venezuela se mueve en un terreno que tiene aristas comunes con lo sucedido en Chile siempre por las mismas fuerzas de la oligarquía criolla, boicoteando en grandes supermercados, en los que han sido confiscadas más de mil toneladas de mercaderías  acaparadas en grandes depósitos a efectos de promover en la población el descontento y la inestabilidad social. Grandes filas para conseguir artículos de primera necesidad se realizan y son documentadas por la cadena CNN  con lujo de detalles de filmar vertiendo negativos pronósticos sobre el futuro del país.
La Casa de los Espíritus, no sólo nos transporta en el tiempo a través de varias generaciones con variados personajes y situaciones, sino que nos ofrece un mensaje contemporáneo de una realidad que golpea en el subcontinente, donde  grupos de derecha para fomentar el caos social, del cual siempre han sacado provecho, operan con otra “forma de hacer la guerra”, basada en la desestabilización social.
Las pasiones de la familia Trueba, sus luchas, sus secretos e intrigas, se expanden en un siglo de cambios violentos, que en la década de los 70 desemboca en una crisis de revolución popular y contrarrevolución, los odios e intereses personales y corporativos sobresalen sobre las lealtades políticas.
Los hechos de la historia muchas veces nos permiten ver asombrosas coincidencias que convergen en intereses no siempre observados en el simple acontecer de los hechos y en la elemental  y primaria  información que nos llega. Mientras tanto “espíritus que fomentan el caos social” se movilizan en países donde ha predominado la voluntad popular intentando hacer caer a gobiernos que han rechazado siempre las directivas del imperialismo yanqui.
El mensaje está latente, Isabel Allende ha tenido una fina percepción de hechos coincidentes que derivan en procesos ya conocidos.

Cotización de la Moneda