Bocinón

LARGARON…

 

Han comenzado las clases

-parece, con todo en orden-

y túnicas y uniformes

han suplido los disfraces.

Pues, tímidamente, subyace

con nostalgias de febrero,

un clima carnavalero

que, como siempre se ha dado,

se va al Teatro de Verano

del Parque en Montevideo.

 

Cuesta entregarse de lleno

a los libros y cuadernos

con el cuesta arriba “eterno”

que son libros y deberes.

Y, como siempre sucede,

el volver a los salones

trae a los progenitores

cierto alivio y distención,

al menos “El Bocinón”

osadamente supone.

 

Como en años anteriores,

quien esto escribe irá “al frente”

y estará como docente

como en sus tiempos mejores.

Pero, a sus caros lectores

no dejará de entregarles,

como hoy y como antes,

sus ocurrencias, su humor

y el estilo verseador

de sus rimas consonantes.

 

FACUNDO