Homenaje a Mario “Cateta” Sosa con mensajes de pueblo

Anoche el recinto de la Junta Departamental se llenó de emociones, que arrancaron lágrimas de muchos de los presentes en el homenaje que se tributó a Mario “Cateta” Sosa por su inmensa contribución a la cultura, durante una trayectoria que se mantiene tan viva como en aquel primer día en que se pintó la cara para hacer realidad su sueño de murguista.
El homenaje a Mario Sosa fue propiciado por la edila frenteamplista Raquel Umpiérrez, impulsada por la idea de que los artistas populares también merecen concurrir a la sede del legislativo a recibir el testimonio de los representantes del pueblo, en reconocimiento a lo que hacen y a lo que dicen, más allá de que esa voz sea o no comprendida.
El acto coincidió con el estreno de declaración de Interés Cultural de la Murga “Aquí está la que Faltaba”, de la que “Cateta” es letrista y puntal fundamental. No faltó por supuesto el redoblante, el bombo y los platillos para que, por primera vez en la historia, una Murga hiciera oír sus voces en este recinto de orgullo democrático.
Voces de murguistas que se sumaron a conceptuosas palabras vertidas en la formalidad de la ceremonia por varios ediles, y que estuvieron dirigidas a un hombre inteligente, humilde, creativo, que ha tenido la bondad de hacer reír a un pueblo durante muchos años, desde un tablado de barrio pero también desde un escenario teatral donde desplegó todo su talento.
A las palabras de la edila Raquel Umpiérrez que recorrieron la trayectoria de “Cateta”, de los elocuentes conceptos de la edila Dorothy Quintero, del edil Darío Camirotti y de la edila Cristina Bidegain que presidió la sesión, se sumó el mensaje del amigo y Director de la Murga “Aquí está la que Faltaba” Wiston Heredia, y el de la actriz Anne Marie Fonseca que desde la “barra” destacó el camino recorrido junto a Mario Sosa, cargando la afectuosa y sentimental mochila del arte y de la amistad.

“En este instante donde faltan los conceptos y sobre la emoción, solo tengo palabras de agradecimiento, y la verdad es que no sé si soy merecedor de tantas caricias al alma”, expresó al final del acto Mario Sosa, que leyó su mensaje junto a su esposa y al Director de las tantas veces laureada Murga trinitaria.
“Cuando comencé a recorrer este camino de arte y comunicación jamás pensé que llegaría un momento como éste. Soy un agradecido por la tolerancia de mi familia, esposa, hijos todos y mis nietos, a los que tal vez no les presté toda la atención que con su amor de mí reclamaban. Soy un agradecido de todos mis ocasionales compañeros de camino, unidos siempre por la misma e irrenunciable vocación de caminar”, señaló “Cateta” con voz entrecortada por la emoción.
“Soy un agradecido de mis amigos incondicionales –añadió-, cómplices de sueños concretados en la espontánea carcajada de algún Cuplé o en la emoción repetida de alguna Retirada. Soy un agradecido por la consecuencia, el respeto y el cariño de tantas personas que con su sonrisa espontánea aplauso han mantenido vigente a este humilde servidor”.
“La Murga señores, con su atrapante entorno de colorido, voces y ritmo, es mucho más que eso y a pesar de todo su profesionalismo evolutivo, sigue siendo en su principal concepto la voz de los que no tienen la posibilidad de ser escuchados y que siempre tienen algo importante para expresar. Por eso a quienes no conocen en su fuero íntimo a una Murga, los invito a que se acerquen, que escuchen y comprendan el inconfundible mensaje de esta expresión popular que en 45 minutos después de varios meses de trabajo, la Murga despliega sin distinción de raza, religión, banderías políticas o condición social; pues creo humildemente que no se puede reconocer algo que en realidad no se conoce”, advirtió sin prejuicios el homenajeado.
“Es con la misma humildad que pido disculpas si mis palabras han herido la sensibilidad de alguien; no estoy seguro si ésta es la verdad, pero sí sé que es mi verdad. De otra cosa que estoy seguro es que el tiempo que me queda por vivir no me va a alcanzar para devolver todo el amor que este pueblo maravilloso ha sabido brindarme a lo largo de tantos años”, agregó “Cateta”, cerrando sus palabras con los versos que dan pie a la Retirada de su Murga en este inolvidable año:
Cuando veas la eternidad por esas calles
que arrastra su mutismo delirante
y el sueño compartido en mil pedazos
parezcan mariposas en el aire
aún si escuchas los ecos del silencio
en burdos espejismos de nostalgia
parodia repetida de la vida
vistiendo de lujuria la esperanza

Verás en tus inviernos primaveras
verás brillar el sol a tu costado
y encontrarás al pie de algún tablado
a este viejo Saltimbanqui solidario.