Sebastián González: “No hago las cosas por la espalda, me gusta dar la cara”

UN COLORADO QUE VOTA A UN BLANCO…

Sebastián González, que fuera candidato a la diputación en octubre por el Lema Partido Colorado, y que manifestó públicamente su adhesión a la candidatura de Carlos Mazzulo, da sus explicaciones sobre varios temas a propósito de lo expresado en ECOS REGIONALES por José Luis Matonte, que ocupa la Secretaría General del Ejecutivo Departamental Colorado.

-¿Cómo analizas las declaraciones del Secretario General del Partido Colorado que se mostró indignado por tu decisión, de apoyar a un candidato del Partido Nacional, tras haber representado al Partido Colorado con tu candidatura a la diputación en octubre?
-Entiendo y respeto cualquier opinión que pueda tener cualquier persona sobre la decisión que tomé. José Luis (Matonte) es un amigo de siempre y sabe muy bien cuáles fueron los acontecimientos que sucedieron en la campaña en la que fui candidato a Diputado, en la que recibimos un gran apoyo de la gente. Más allá de los resultados me siento un ganador, fundamentalmente por el grupo que se formó, que en un noventa por ciento era gente que nunca había trabajado en política, que ni siquiera era parte del grupo fuerte de  Aguilar.
Hubo algunas cosas que se dieron en esa campaña, “detalles” que no son menores y sobre los cuales el propio Aguilar tiene que reflexionar. Sería bueno recordárselo si tenemos la oportunidad de conversar nuevamente, y volverle a preguntar por qué hizo determinadas cosas en esa campaña, que hicieran que hoy me llevaran a tomar esta decisión.

-¿Acaso te sentiste traicionado?
-Traición es una palabra demasiado fuerte, porque para mí la amistad siempre está por encima de cualquier ideología política. La amistad y la actitud política de cada uno no van de la mano. Si hubiera hecho ciertas cosas que me hicieron algunos –y en esto al que se quepa el sayo que se lo ponga- yo hubiera sentido que estaba traicionando, pero no fue así.
Repito que hubo ciertos sucesos y solo quienes no los conocen pueden pensar mal porque hoy estoy apoyando a un vecino que representa a otro Partido.

-¿Te fallaron entonces?
-Esa palabra puede ser más certera. No todos me fallaron, porque como dije recibí el apoyo de mucha gente que no estaba en la política. Sin embargo hay otros que han estado desde siempre en el sistema político y que me fallaron. Me fallaron no solo como políticos, sino como amigos.

-¿Por ese motivo es que Sebastián González reacciona y decide apoyar a Carlos Mazzulo?
-No exactamente. Para que entiendan voy a contar brevemente cuál fue el desenlace de todo esto. Después de la elección de octubre en la que mi lista obtuvo 1.600 votos, cantidad muy importante considerando que era la primera vez que competía en una elección nacional, me fui tranquilo para mi casa y a trabajar en el ámbito privado. Fue entonces que hubo un acercamiento de la gente de Carlos Mazzulo para pedirme ideas, que es una de mis características. Considerando que la política no es una herramienta para intereses personales, sino para el interés general más allá de los colores, le presenté un paquete de ideas apuntando al desarrollo del departamento. Pensando en eso es que le acerqué una serie de proyectos. Después vinieron algunos ataques de gente que conocía la realidad, diciendo verdades a medias que, como todos sabemos, se transforman en una gran mentira.
En otra reunión que tengo con Mazzulo tomo la decisión, le manifiesto mi adhesión porque tiene experiencia, cumple con lo que promete y porque además fueron de recibo mis aportes en ideas. Después otras personas que piensan lo mismo que yo tomaron el mismo camino; es decir, lo más importante es tener un buen proyecto y no salir a convencer a la gente con politiquería barata. Y como no hago las cosas por la espalda y me gusta dar la cara, decidí hacer público mi apoyo a Mazzulo.

-En ese acto dijiste que no dejabas de pertenecer al Partido Colorado aun adhiriendo a la candidatura de un blanco. ¿Cuánto juegan entonces las divisas en una elección departamental?
-Las divisas jugaron hace 200 años; no deberíamos mantener aquello de que soy colorado, blanco o del Frente. Más allá de eso deberíamos buscar las mejores soluciones para las demandas de los vecinos; vamos a olvidarnos del tema de las divisas.
Hay una realidad que no se puede desconocer, el Partido Nacional crece muchísimo en la elección departamental, y en este caso –sin dejar de ser colorado o frentista- los ciudadanos eligen al mejor vecino, al más capaz para gobernar y al que tenga posibilidades de ser electo Intendente. Las divisas, en ese caso, quedan en el sentimiento y en el corazón.

-Mirando hacia el futuro y considerando que sigues siendo colorado, ¿cómo piensas que puede recibirte la dirigencia del Partido Colorado cuando llegue el momento de “regresar a casa”?
-He escuchado por ahí, en la prensa sobre todo, que tienen hasta intenciones de echarme del Partido Colorado, del que siempre se ha dicho es un Partido de hombres libres. No entiendo por qué si es un Partido de hombres libres le van a cerrar las puertas a alguien que en esta oportunidad va a acompañar a otro candidato.
¿Cómo puede resultar el hecho de regresar a mi Partido?, esperaremos, el tiempo pone todo en su lugar. Yo tengo la conciencia tranquila, no es la dirigencia la que me posicionó, sino los más de 1.600 votos de la gente que me acompañó en octubre.

-Alguien puede pensar que acompañas a Carlos Mazzulo por algo más que la adhesión a un proyecto…
-Ya comenté cómo fue todo, a mí lo único que se me prometió es que se iban a tener en cuenta mis ideas, que creo que son buenas ideas para promover el desarrollo del departamento. Carlos Mazzulo no tiene obligación de darme nada y tampoco se lo pedí, sin embargo hay antecedentes que indican, por ejemplo, que el Dr. Luis Gustavo Aguilar formó parte de una administración blanca, la de Luis Ferrizo, en un cargo de mucha confianza. Por eso no hubo grandes reproches ni problemas.
Hasta ahora no tengo ningún ofrecimiento de Mazzulo, ni me interesa, pero eso se verá después de los resultados de la elección de mayo.

-¿Piensas que los 1.600 votos logrados en octubre por Sebastián González se sumarán al candidato que recibe tu adhesión?
-No sabría decirte porque la gente es totalmente libre y decide por sí misma. Yo no soy dueño del voto de la gente, ni de las decisiones que puede adoptar. Lo que puedo decir es que hay muchas personas –no solo dos, como se dijo- que se están adhiriendo a esta causa. Hay gente que se siente responsable con el departamento y se ha puesto la camiseta de Flores, por encima de las banderas.