Ismael Cortinas después del 10 de Mayo

Ricardo A. López
Redacción
La ciudadanía de Ismael Cortinas se expresó el domingo 10 por segunda vez, para elegir a los integrantes del nuevo Municipio; en este caso reeligiendo a Luz de María Echande como Alcaldesa y renovando Concejales que actuarán en el próximo quinquenio.
Lo acontecido en la Villa tiene gran importancia, por un lado por lo que significa el denominado tercer nivel de gobierno para las localidades del “interior profundo”, porque sabido es que con esta iniciativa lo que se busca es la descentralización del poder.
Todos sabemos que se trata de un tema que los dirigentes políticos tenían hace mucho tiempo en su agenda, pero cada vez que asumían el gobierno quedaba rezagado frente a otras “prioridades”.
Felizmente, a pesar de su densidad poblacional, Ismael Cortinas cuenta desde hace cinco años con su Municipio electo por voto de sus vecinos, en una experiencia que, pese a todos los pesares, tiene por sí misma una trascendencia singular. Porque más allá de las dificultades que se han presentado en este período, de divergencias con el ejecutivo departamental e incluso de dificultades que se han dado en materia de relacionamiento personal, no hay dudas que un gobierno de cercanía permite a los integrantes de una comunidad realizar un seguimiento más eficiente de las propuestas realizadas en la campaña electoral, que en la mayoría de los casos –al menos así debería ser- responden a las necesidades y a las aspiraciones que nacen de los propios residentes del lugar.
Eso en términos generales.
Por otro lado la ciudadanía de Ismael Cortinas decidió que la Alcaldía de su pueblo esté nuevamente en manos de Luz Echande, una mujer nacida y criada en la Villa, que conoce su historia, que ha vivido de cerca sus alegrías y sus pesares. Una luchadora innegable, que ha sabido abrirse camino en una estructura política rígida, hecha y reservada para hombres, pero que tuvo la habilidad y la osadía de encontrar la forma de romper ese cerco para trascender más allá de la simple militancia.
Lucy –como la conocen en su pueblo- fue reelecta Alcaldesa usando con inteligencia las herramientas que le otorga la ley electoral, y eso es mérito propio. La mayoría de los cortinenses decidió en las urnas y su dictamen es inapelable.
Atrás quedaron las críticas a su gestión “personalista”, las renuncias de Concejales por diferencias internas, los conflictos con el Intendente, los fuertes cuestionamientos de ADEOM y otras cuestiones que en su momento impactaron contra el funcionamiento del Municipio, que seguramente servirán como experiencia a tener en cuenta en el futuro.
Ahora se inicia otro tiempo que esperemos sea distinto en varias cosas. La composición de este tercer nivel de gobierno incorpora a otros vecinos y a otra fuerza política como lo es el Frente Amplio, si bien el Partido Nacional tiene las mayorías.
Partimos de la base que todos los cortinenses tienen el deseo de superación, de mejorar su condición de vida, de ver a su pueblo conforme y entusiasta. Eso es lo que estamos seguros siente la Alcaldesa y los Concejales electos, obviamente, pero deben saber que para conquistar espacios para esa mejor convivencia la clave es planificar sobre las coincidencias, para que las diferencias entre sí no sean obstáculo para poder avanzar hacia las conquistas de bien común.
El desafío es enorme porque, por si fuera poco, la línea que delimita las responsabilidades del gobierno departamental con el municipal todavía está difusa. Una línea poco clara desde el punto de vista presupuestal, que es la palanca fundamental para una buena gestión.
Eso hace imprescindible el buen relacionamiento entre los poderes, con lo cual -es evidente- que el mayor favorecido será el pueblo de Ismael Cortinas.
Más que nunca es necesario el diálogo para abrir las puertas a un entendimiento amplio y fraterno. Un diálogo que se tiene que dar desde ahora, desde la transición hasta la asunción de las nuevas autoridades, y durante los cinco años.
De esa forma se hará honor a una descentralización verdadera, con la cual la voz de los vecinos será mejor escuchada y sobre todo mejor entendida.