“El norte es insistir con esas mesas de trabajo que tienen distintas temáticas y diferentes actores”

ENTREVISTA

LA Lic. SERRANA RUBINI FUE CONFIRMADA COMO DIRECTORA TERRITORIAL DEL MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL

La Lic. Serrana Rubini Grieco ha sido confirmada en su cargo de Directora de la Oficina Territorial del MIDES por parte de la Ministra Marina Arismendi, por lo que ya ha comenzado a delinear las prioridades de su gestión. En la entrevista concedida a ECOS REGIONALES dijo que si bien hay que esperar que asuman las nuevas autoridades departamentales y municipales, hecho que acontecerá en el mes de julio, personalmente seguirá impulsando la articulación de acciones interinstitucionales, convencida que es el mejor camino para el logro de los mejores resultados de esa gestión. Lo que sigue es lo sustancial del diálogo mantenido con la Lic. Rubini.

-¿Qué implica en lo personal poder continuar en esta dirección?
-En lo personal, por un lado satisfacción porque el lunes cumplimos tres años de trabajo al frente de este equipo del MIDES. Obviamente que cuando uno trabaja en cualquier lugar está sometido a evaluaciones, a que analicen lo realizado y máxime en un lugar como éste que dependemos de las definiciones políticas de las autoridades.
Significaba por otro lado esperar y conocer cuáles iban a ser los criterios de la nueva Ministra, y ella definió otorgarnos la confianza por cinco años más.
Eso no es mérito de Serrana Rubini, eso me interesa decirlo bien claro, porque aquí hay un equipo de trabajo que integran las funcionarias que están en la Oficina, pero también las tres compañeras que trabajan en el SOCAT. Además de todo otro conjunto de personas que se desempeñan en diferentes ámbitos, llevando en el territorio los programas u otras líneas estratégicas del Ministerio.
Este es el resultado de mucho trabajo y de mucho compromiso. También un gran desafío porque sabemos que hay mucha cosa por hacer.

-¿Cuáles fueron esos criterios generales que trasmitió la Ministra?
-Hay algunas líneas de trabajo que se van a continuar en la medida en que hay programas que continúan, pero básicamente los ejes principales están dados por lo que tiene que ver con la descentralización. No solamente la descentralización del Ministerio con una Oficina Territorial en los distintos departamentos, sino la descentralización de las políticas públicas con la participación de las comunidades.
Ahí vamos a tener un desafío doble, porque sabemos que por la idiosincrasia este es un departamento donde si bien hay varias organizaciones sociales, si lo comparamos con otros territorios los mecanismos de resolver situaciones no siempre pasan por las respuestas colectivas y por la organización de las personas. Entonces, en cuanto al tema descentralización y participación tenemos  mucho por hacer.
Sin dudas que pasa lo mismo con la pobreza que aún nos queda. Si bien es mucho lo que se ha avanzado, sabemos y conocemos que todavía tenemos un debe con familias que todavía están en el rango de la pobreza.
Lo más novedoso va a ser lo que tiene que ver con el Sistema Integrado de Cuidados y en este sentido se trabajará la ley desde el ámbito parlamentario. Lo que se necesita es la articulación de los diferentes actores, que en cada uno de los grupos a los que va a estar dirigido –primera infancia, personas con discapacidad y adultos mayores- ya están trabajando.
En la primera reunión en que conversamos con Julio Bango, que es quien va a estar a cargo, se dijo que solamente en primera infancia hay diferentes instituciones que ya trabajan como el Plan CAIF, los Jardines de Infantes, el MEC que es el que otorga las habilitaciones a estos centros. Por lo tanto el asunto es cómo hacer jugar a todos un mismo partido que es quizá uno de los mayores desafíos que tenemos; es decir, articular las políticas públicas que a la hora de hacerlo no es tan simple.

-¿Cómo se asume en Flores esa insistente política del gobierno nacional –asumida por las instituciones públicas, en este caso el MIDES- de articular acciones en busca de los mejores resultados?
-Estamos en un momento muy particular; venimos de una elección departamental y municipal y en un mes estarán asumiendo esas nuevas autoridades. En realidad tenemos un espacio que es el de la Mesa Interinstitucional, de políticas sociales, que por ley es convocado y coordinado por el Ministerio de Desarrollo Social en el territorio. El mismo convoca básicamente a los actores del gobierno nacional en el departamento y tiene como invitadas otras instituciones, como es el caso del gobierno departamental y del gobierno local en el caso del Municipio de Ismael Cortinas.
La semana próxima (el martes 26) vamos a tener la primera reunión del año, pero cabe indicar que esta Mesa Interinstitucional tiene un correlato con los diferentes gabinetes que existen –productivo y social, en el que obviamente las autoridades del Ministerio forman parte- y a su vez con el Consejo Nacional de Políticas Sociales.
Esto da la idea de que no es que en Flores hacemos lo que queremos, sino que hay lineamientos nacionales que podemos trabajar en función de la realidad local.

-El tema de las políticas sociales ha sido muy tentador en la campaña electoral, a tal punto que ha focalizado ahí la propuesta central de varios candidatos. ¿Cuál es la situación social del departamento de Flores, evaluada desde la Dirección Territorial del MIDES?
-Esa pregunta la puedo responder con una evidencia empírica, que es el número de consultas que tenemos en el MIDES y los motivos de las mismas. Por otro lado está la impresión personal.
En el primer bimestre del año –enero-febrero 2015- tenemos como primer motivo de consulta lo que es específico del MIDES, o sea, lo que la gente visualiza como función de este Ministerio, que son las transferencias económicas. El segundo motivo de consulta es trabajo, y el tercero es vivienda. Eso nos da la pauta de por donde pasan las debilidades en nuestro departamento.
Obviamente lo de nosotros es una muestra. Tenemos un sistema de gestión nacional y un sistema de registro que nos permite hacer una evaluación de quienes son nuestros consultantes, a qué edades pertenecen y por qué tema vienen a consultar.
A esto lo venimos diciendo desde hace bastante tiempo; el tema de la vivienda no está resuelto en nuestro departamento, estuvo invisivilizado durante muchísimo tiempo y que se mal asoció -de acuerdo a nuestro criterio- a que no teníamos situaciones de asentamientos o de cantegriles como puede darse en otros departamentos. Eso les hacía concluir a algunos que no teníamos problemas de vivienda.
Tenemos evidencias científicas para demostrarlo, porque el trabajo de campo que realizan los compañeros de la Dirección Nacional de Evaluación y Monitoreo así lo muestra.

-¿Qué hace una Oficina Territorial frente a estas problemáticas?
-Es la pregunta, ¿cómo hacemos desde una Oficina Ministerial que no tiene políticas específicas, ni de trabajo ni de vivienda? De vivienda directamente nada y en el caso de trabajo, va básicamente por el lado de lo socio-laboral-educativo como es el caso de Uruguay Trabaja, para aquellos que están excluidos del mercado de trabajo. Para darles el apoyo durante el proceso de ocho meses que permita que, cuando terminen en diciembre, estén en mejores condiciones para salir al mercado laboral con habilidades que antes no tenían.
Después tenemos la promoción de las personas a través de trabajos autogestionados que pueden ser en forma individual, como es el Programa de Emprendimientos Productivos, o puede ser en forma colectiva como es el caso de las Cooperativas Sociales.
Estas son cuestiones a mediano y largo plazo porque obviamente una Cooperativa no se forma en un mes; para que hagamos un proceso de formación sólido tanto en el área social como económica, esto requiere de algunos meses de formación. En el caso de Uruguay Trabaja también hay un proceso de ocho meses, y el apoyo a los emprendedores se va dando en general a aquellos que ya tenían una idea o que habían comenzado a poner en marcha algo. Pero hasta ahí llegamos nosotros desde lo que nos corresponde, con relación al empleo.
Pero como una de las dimensiones del ser humano está incluida en todo lo que tiene que ver con eso tan manido de lo social, nos ha llevado a que desde el año pasado convocáramos a una mesa de trabajo por el tema empleo, en la que participan los distintos actores públicos y privados con el objetivo de realizar acciones en conjunto, encaminadas a esos distintos segmentos de población que pasan por los que no están capacitados y por ende no consiguen trabajo, los que aun habiendo conseguido trabajo están o en la informalidad, o con una forma muy precaria, y así subiendo los escalones de las diferentes situaciones.

-¿Cuánto se ha avanzado?
-Acabamos de tener la primera reunión del año, en la que participaron BPS, UTU, Centro Público de Empleo, INEFOP a través de los trabajadores y de los empresarios, INAU por lo que tiene que ver con el trabajo para los menores y nosotros tratando de aportar la información desde las distintas áreas.
¿Qué buscamos con esto?, llegar a algunos criterios comunes para poder hacer después propuestas concretas. Por ejemplo a INEFOP de por dónde pasan las demandas, qué es lo que el mercado está demandando, pudiéndolo unir con la oferta de capacitación.
No podemos darnos el lujo de capacitar en aquellas áreas en las que luego no hay inserción laboral, y de alguna manera tenemos que persuadir a aquellos que se han ido saliendo del sistema y que son muy jóvenes, y a otros que no siendo tan jóvenes solamente llegaron a completar el nivel de la Escuela Primaria, porque el mercado laboral es cada vez más exigente y lo que requiere es cada vez más gente formada.

-¿Y en el tema de la vivienda?
-Mucho más aún tienen que estar presentes las coordinaciones institucionales. Hay un Ministerio que es el que lleva adelante las distintas políticas de vivienda, y hay algunos programas que tienen –entre otras cosas- un componente de mitigación que está a cargo del Ministerio de Vivienda.
Pero hay otros actores del departamento que también tienen que ver con la vivienda. Y también hay otras organizaciones sociales que tienen muchísimo para decir, como es el movimiento cooperativo y específicamente el sistema cooperativo de vivienda por ayuda mutua.
Los desafíos son importantes y creo que tenemos que pasar de los discursos a los hechos. La Cartera de Tierras es una necesidad, la propiedad de la tierra hoy impide muchas veces que programas del Ministerio de Vivienda se puedan ejecutar, o por la gran irregularidad que existe. Pero por otro lado tenemos a un mercado inmobiliario que se ha salido totalmente en los valores de la media, que hace muy difícil que algunas personas puedan acceder  a una solución habitacional.
El tema vivienda es de una complejidad muy grande; son distintos los actores -gubernamentales y no- que están involucrados directamente, y nosotros desde la demanda también tenemos muchísimo para aportar y para decir en este tema, porque lo vivimos a diario.

-¿Cuáles son las principales demandas de los jóvenes y los programas que específicamente están dedicados a atender sus necesidades?
-Ahí nos volvemos a cruzar con el eje de la participación; es decir, la convocatoria a los jóvenes es en el primer momento por el lado de lo recreativo, como es el caso del tchoukball en los distintos barrios y en otros puntos del departamento. Eso después es lo que permite al equipo de operadores ir detectando por dónde pasan las demandas.
La ventaja de tener una estructura en el territorio que contempla diferentes aspectos es que, por ejemplo, el trabajo del equipo IMPULSA que lleva adelante las políticas del INJU se cruza con el de la referente de Género del Instituto Nacional de las Mujeres.
Entonces, muchas veces es el resultado de la conjunción de estos accionares lo que permita ir dando las respuestas. El año pasado, por ejemplo, se trabajaron talleres de Violencia en el Noviazgo porque se detectaba que esa estaba siendo –desde esa temprana edad- una problemática instalada entre los jóvenes. Pero también nos interesa promover a los jóvenes emprendedores, existiendo a lo largo del año distintos momentos de convocatorias en los que los Fondos de Iniciativas Juveniles permiten un aporte económico a grupos de jóvenes que tengan algunos proyectos que quieran poner en marcha.
Otro ejemplo es otra convocatoria que hace el MIDES -a través del INJU- con el Ministerio de Transporte que es el Obra Joven, teniendo en este sentido la muestra en los jóvenes de Puntas del Sauce del Movimiento de la Juventud Agraria, que han dado una lección de lo que puede llegar a hacer un grupo de jóvenes gestionando.
Son esas cosas que a veces no tienen la difusión que necesitaríamos, siendo también una autocrítica para nosotros de poder mostrar el se puede.
Hay una cantidad de cosas que son posibles y si a los jóvenes les damos una oportunidad se prenden, y a veces somos los propios adultos los que tenemos que aprender que los debemos escuchar más,  y no creer en imponerles nuestras ideas.
El sábado pasado en la Plaza Walter Echeverría en una convocatoria de Compromiso Educativo tuvimos recreación a través de juegos con la organización de los propios referentes pares. Los espacios hay que generarlos; hay cuestiones que forman parte del calendario habitual, la 5K es una realidad del INJU que se continúa en este nuevo período y así otros programas que se van haciendo en distintos momentos del año,  que permiten ir captando a diferentes jóvenes, porque algunos estarán más volcados al deporte, otros estarán más entusiasmados con el evento de Arte y Juventud que se realiza todos los años.
El gran tema es poder dar respuesta a los intereses que ellos tienen. No ir nosotros con propuestas cerradas, sino que el equipo va a escucharlos y a recoger de sus intereses.

-¿Cuál ha sido la respuesta de la mujer a los distintos programas vigentes?
-Hay una característica y es que son las mujeres las que más se prenden. Son las mujeres las que están en las organizaciones sociales que hoy llevan adelante la gestión de distintos programas del MIDES y de otros. Por lo general las asociaciones civiles que gestionan los CAIF mayoritariamente están lideradas por mujeres, si pensamos en MUCANMA  es una organización esencialmente femenina, y así lo vamos viendo en diferentes ámbitos.
La experiencia desde el Instituto Nacional de la Mujer, de los tres institutos -INJU, INMAYORES e INMUJERES- es quizá la experiencia más nueva, pero ha sido muy interesante el que, por ejemplo, la referente de Sexualidad de ANEP pueda trabajar en el sistema educativo junto con la referente de INMUJERES, tanto a nivel de docentes, de adultos, como a nivel de los jóvenes.
Es mucho lo que hay por delante en estas comunidades que son muy conservadoras, donde el ser varón o el ser mujer, o el ser una persona trans todavía va acompañada de mucho prejuicio. Todavía entre todos tenemos que aprender a sensibilizarnos mucho más con distintas situaciones, si esto lo asociamos con  el tema de la Violencia basada en Género. Nosotros observamos que los diferentes servicios que existen en el departamento reciben en forma permanente solicitudes de ayuda, entonces es mucho lo que hay por delante.

-Entre las políticas sociales y el “asistencialismo” parece haber una línea muy delgada, y es necesario por eso definir el norte del Ministerio de Desarrollo Social…
-Con la ideología de izquierda que nos precede, nuestro norte está en generar ciudadanía, en dotar a las personas de las herramientas básicas para que sean ellas mismas en forma individual, familiar o colectiva las que puedan dar respuestas a sus problemáticas. Esto no es sencillo, porque el contrapeso del escenario y de lo que prima, y de lo que ha primado en cuanto a las políticas públicas, va por otro camino. Entonces, el afianzar los cambios culturales sabemos que es una cuestión que lleva tiempo. Nosotros sentimos que estamos plantando semillitas que van a ir germinando en algunos años y por eso es el interés de trabajar desde los niños, desde los adolescentes, para ir venciendo estas cuestiones que están muy metidas en cada uno de los ciudadanos.

-A partir de la confirmación en el cargo, ¿cuáles son las prioridades que te marcaste?
-Lo estamos todavía definiendo; vamos a tener seguramente en el mes de junio la visita del nuevo Director de Gestión Territorial con quien terminaremos de acordar, pero lo que sí podemos decir es que los trayectos educativos, los trayectos laborales son un norte para nosotros, en el que todo el equipo, tanto del SOCAT como de la Oficina, pone énfasis.
Por supuesto que vamos a estar totalmente abocados a los ejes de trabajo ministeriales, pero esto de conocer la continuidad, de poder realmente identificar y lo que más tengo como norte –que lo continúo teniendo- es seguir insistiendo en esas mesas de trabajo que tienen distintas temáticas, que nos reúnen a diferentes actores, para que realmente podamos llegar a ser construcciones sólidas en los procesos.
Es decir, nosotros tenemos ámbitos interinstitucionales que si bien están por ley y en ellos tenemos representación, desde nuestro punto de vista todavía no tienen el funcionamiento que necesitan. Tenemos que ser capaces, como representantes en el territorio del gobierno nacional, de articular con el gobierno departamental en aquellos aspectos que ameritan un trabajo conjunto. Veremos qué sucede cuando asuman las nuevas autoridades departamentales y municipales, para ver cómo entablan ellos este diálogo con los diferentes actores. Sin dudas que nosotros sentimos que tenemos mucho para compartir de la experiencia de estos años, de los aciertos y de aquellas cosas que todavía estamos en el debe.