Familias con hijos sordos encaran gestiones para lograr un docente de Lengua de Señas

SE INICIÓ MOVIMIENTO TENDIENTE A MEJORAR LAS CONDICIONES DE VIDA DE LAS PERSONAS SORDAS

Familiares de niños con problemas auditivos realizan gestiones y procuran apoyo de la Intendencia a los efectos de contar con una docente de Idioma de Señas, como forma de mejorar sus condiciones de vida. Con ese motivo, el pasado miércoles se realizó una reunión en la sede de la Asociación Down de Flores, con la presencia de Adriana Ríotorto, que es Presidenta  de la Asociación de Padres y Amigos de Sordos del Uruguay (APASU) y Secretaria de la Federación de Instituciones de la Comunidad Sorda, y además intérprete de Lengua de Señas. También participó de la reunión el Intendente Departamental de Flores, Fernando Echeverría.

La reunión fue promovida por Noelia Barate, madre de una niña sorda llamada Delfina, en procura de que “la gente sepa con las personas sordas del departamento, que no tienen posibilidades de mejorar su condición de vida. La idea es poder contar en Flores con un curso de Lengua de Señas, pero además podernos agrupar los familiares con la intención de formar una Asociación, a través de la cual poder brindar más posibilidades a las personas, niños y adultos”.
“Es importante que se abran canales para poder conocernos entre nosotros”, advirtió Noelia Barate, al tiempo de informar que “la comunidad sorda tiene características muy particulares, y consideramos que como sociedad tenemos que comenzar a prestarles atención, porque ellos nos pueden enseñar mucho”.
Reconoció que nuestra sociedad muchas veces discrimina a las personas sordas, “y por eso es necesario que todos sepamos que lo único que no pueden hacer es escuchar, porque lo demás pueden hacerlo perfectamente. Por eso entendemos que como padres, y como sociedad inclusive –como nos llamamos- lo que tenemos que hacer es darles oportunidades para una vida mejor”.

Adriana Ríotorto manifestó que “la única forma de ayudar a la persona sorda y  formarnos como sociedad es, primero, conocerlo, respetarlo en su individualidad, en su especificidad y a partir de eso actuar. Es imposible eso en un departamento como éste donde no hay absolutamente nada, donde la familia si siquiera tiene la posibilidad de aprender Lengua de Señas”.
La Presidenta de APASU explicó que “la Lengua de Señas es la lengua materna de las personas sordas, es la única forma que tienen de conocer y de entender el mundo. Es la única forma que tienen de comunicarse; entonces, ¿cómo nosotras como mamá vamos a poder educar a un hijo si no tenemos una lengua común?”.
Indicó que una persona sorda “es hasta culturalmente distinto a nosotros; ve el mundo completamente distinto y tenemos que darle la posibilidad de aprenderlo. Ellos hacen una vida como cualquiera de nosotros. Van al almacén, van al club pero con la barrera de la comunicación. Entonces, lo mínimo que podemos hacer como sociedad es que en cada uno de los departamentos demos la posibilidad a las familias y a todo el entorno que tiene contacto con esa persona sorda, que hablen su lengua, y a partir de ahí empezar a mirar al otro. Pero para mirar al otro lo tenemos que entender”, precisó Ríotorto.

Señalo la Presidenta de APASU que nuestro país “tiene un sistema legislativo mucho más avanzado de lo que somos como sociedad; entonces, las leyes van por un lado y nosotros como sociedad por otro. No hay que legislar absolutamente nada más pero hay que respetar lo que hay. Lo primero que tenemos que hacer es nosotros, como personas, aprender a conocer al otro, a respetar su especificidad, a conocerlo y darle las herramientas para que se desarrolle”.

CLASES UNA VEZ POR SEMANA
Adriana Ríotorto dijo que la Lengua de Señas se aprende con un profesor que venga una vez por semana.
“Ni siquiera hay que tener un centro que funcione. En todas las partes del Interior funcionamos así, se paga un profesor que concurre los sábados. No se aprende solamente a mover las manos, es la cultura, es el mundo sordo, es el entender. Un niño sordo es aceptado por su familia y luego por la sociedad por su lengua, porque, ¿cómo puede ser integrado un niño sordo a la familia, si su madre le habla y él no entiende nada lo que le dice? Imposible”, razonó Ríotorto.
“No es nada extraordinario, lo primero es eso, encontrar un profesor (por supuesto es sordo), que reúna a un grupo en Flores y les enseñe. Que eso obre como disparador y se empiece a hablar del tema”, destacó la docente.

Noelia Barate expresó tener muchas expectativas que este proyecto de aprendizaje de Lengua de Señas prospere en nuestra sociedad. Dijo tener muchas esperanzas que el Estado, en este caso representado por la Intendencia, pueda apoyar esa iniciativa para poder contratar a un docente para que forme a personas sordas, sus familiares y al entorno social.

Cabe agregar que el Intendente Fernando Echeverría durante la reunión, se mostró dispuesto a apoyar este tipo de iniciativas que apuntan a mejorar la condición de vida de las personas sordas.