Se realizó taller de Ludopedagogía en el Centro Democrático

CENTRO MEC FLORES

LA PROPUESTA ES COORDINADA POR LA ORGANIZACIÓN COMUNITARIA ‘LA MANCHA MANCHEGA’

Horacio Oyhenard
Redacción

El pasado sábado 5 de marzo, se realizó en Trinidad el taller de Ludopedagogía a cargo de la organización comunitaria La Mancha Manchega. La instancia tuvo lugar en el Centro MEC del Centro Democrático.

EL JUEGO
Durante la realización de la actividad, ECOS REGIONALES dialogó con Elisa Zunino, integrante de La Mancha Manchega, quien fue una de las responsables de llevar adelante el taller.
Zunino inició sus palabras destacando la convocatoria y la condición diversa del grupo. “Hay gente que ya ha hecho cosas con nosotros y con temas relacionados al juego en general y también gente que recién está iniciando sus pasos en la educación”.
“Tenemos educadoras de Centros Juveniles y Caifs, como de otras propuestas, y a eso se suma que hay gente de San José, Ismael Cortinas, Paysandú y los locales”, afirmó.
Elisa expuso que el taller buscó dejar un valor conceptual en los participantes. “Si bien es una actividad con mucho juego, se trabaja en dejar algo conceptual en quienes concurren al taller”.
“Es por eso que en la mañana se genera una vivencia muy intensa, y por la tarde se busca cerrar con una actividad donde se dé prioridad a lo conceptual, llevándose así la gente algunas ideas”.
“En esa actividad de la tarde generamos que todo lo que les pasó por el cuerpo a los participantes en la mañana, se puedan llevar a un lugar más racional, pasándolo a palabras e ideas, de forma tal que puedan llevarse esas ideas para poder construir su caja de herramientas”, exteriorizó.
Zunino destacó la importancia del juego en nuestra vida. “Lo importante es jugar. Nosotros como especie es algo que tenemos, es una propiedad del ser humano”.
“Uno nace y te vas encontrando con el mundo jugando, lo que es muy fuerte, ya que ese juego te permite reconocer y experimentar ese mundo”.
“Lo que ocurre es que con el paso del tiempo, ese espacio de juego se va dejando; se va considerando como territorio de los niños, por lo que parecería que cuando uno entra a la escuela el juego es algo más serio por lo que empezamos a jugar a escondidas”.
“El tema es que nos acostumbramos a jugar a escondidas, porque nadie deja de jugar nunca”, aseveró.
Sobre los talleres que imparten la integrante de La Mancha Manchega comentó, “estos espacios lo que hacen es reconectarte con esa posibilidad de jugar y reconocer el mundo, siendo protagonista de ese conocimiento”.
“Cuando uno juega, tenés que ser protagonista durante todo el tiempo, ya sea siendo un personaje, un jugador o similar”.
“Eso hace que tu forma de aprender sobre la realidad -a través del juego-, sea mucho más significativa, porque te apropiás de eso, ya que estás haciéndolo y no es que te lo contaron”.
“Esto es un valor que no debería de perderse nunca, ni en la infancia, ni cuando entrás en la escuela, la adolescencia o el mundo adulto”, resaltó.
Zunino reiteró que “hay un valor en jugar, en la manera de conocer el mundo, algo que –reitero-, no debería perderse”.
“El otro valor que tiene el juego –en un aspecto más profundo-, es que cuando uno juega con otra persona, se conecta de ser humano a ser humano”.
“De alguna manera desaparecen los roles, las funciones, jerarquías y demás, encontrándonos más de alma a alma. Algo que en un mundo como en el que vivimos –donde se nos está complicando el encontrarnos en paz-, hace también a todo esto”, exteriorizó.

A JUGAR
Elisa Zunino afirmó que el juego es aplicable a todas las opciones de aprendizaje. “Cualquier espacio o territorio de aprendizaje se puede atravesar con el juego”.
“Hay otras formas, que son respetables y que nosotros utilizamos, pero el jugar es muy amplio”.
“El jugar es pasar al otro lado del espejo como hacía Alicia (en el país de las Maravillas), y que pasen otras cosas, en otras lógicas. Es el reino del ‘cómo sí’, por lo que uno con eso puede trabajar en cualquier territorio de aprendizaje”.
“El juego se puede aplicar en una situación formal del aula y en una actividad no formal. Se aplica a niños, adolescentes y adultos”.
“Sólo se necesita el instalar el mecanismo del juego para conocernos desde otro lugar”, explicó Zunino.
Elisa reconoció que aún existe en la sociedad el concepto de que el juego es una pérdida de tiempo, “se siente que lo importante va por otro lado”.
“Se trata de matrices que tenemos muy en nosotros, las que nos han llevado a limitar el juego a algunos espacios, como el tiempo libre o una clase de Educación Física”.
“Lo importante es que de a poco vamos viendo una especie de reconocimiento. De hecho este año en ‘Secundaria’ se propuso que en todos los liceos se diese una bienvenida para los chicos de 1er. Año desde el juego”.
“Ahí hay un reconocimiento a que esto del juego también está bueno”.
“El caso es que cuando uno juega, no sólo aprende un concepto, si no que aprendés a relacionarte y convivir, algo que estamos entendiendo los educadores”.
“Nos estamos dando cuenta que en la educación no sólo se trata de pasar conocimiento de una asignatura o tema. La educación implica también el cómo nos desarrollamos para ser mejores personas”, subrayó.
Zunino valorizó la incidencia del juego en el relacionamiento personal, “es impresionante ver cómo en grupos con conflictos, cuando se pone a la gente a jugar, los conflictos se diluyen”.
“Ahí la gente se empieza a mirar y a jugar desde otro lugar, incluso llegándote a decir, ‘yo no sabía que podía jugar o generar un momento con esta persona’, o ‘yo no tenía una relación con esta persona y terminé jugando toda una tarde con ella’”.
“Esto marca que el juego te permite encontrarte con el otro, lo que es muy potente en el plano del desarrollo integral y no sólo del plano académico”, indicó.

EL URUGUAYO
Al ser consultada sobre la receptividad que tiene el público uruguayo al juego en la educación, Elisa Zunino manifestó, “se ha hecho un camino”.
“Hay grupos que han venido trabajando con el juego desde hace algún tiempo, lo que ha ido cambiando algo”.
“Nosotros al principio somos algo resistentes a algunas cosas, pero después que nos zambullimos somos muy abiertos, tenemos eso de la entrega que está muy bien”.
“Entiendo que es un país muy lindo para trabajar con estas técnicas”, sostuvo Zunino.
La integrante de la organización comunitaria contó que el grupo, “ha tenido la posibilidad de viajar a otros países y ver otras realidades”.
“Por eso podemos decir que acá hay ganas de trabajar con la Ludopedagogía”, dijo.

EL CONTACTO
El involucrase en situaciones de juego, en muchos casos lleva a que los seres tengan contacto, por lo que al ser consultada al respecto Elisa dijo, “cuando uno juega, el elemento central es el cuerpo”.
“Nosotros tenemos muchas propuestas que tienen que ver con esto del contacto, pero el contacto sacado de una matriz más sexualizada o que tenga que ver con otro tipo de cosas”.
“Lo que proponemos es el ser dos personas –o más-, donde esté bueno que se pueda tener un contacto corporal sano, sin ningún peso o connotación que tenga que ver con otras cosas”.
“Está bueno que ‘las pieles’ se encuentren, sin una carga negativa. Cuando uno juega eso se logra”, continúo diciendo.
Zunino contó que durante el taller realizado en Trinidad se realizó un ejercicio en el cual se emuló una ‘lavadora de mimos’. “Jugamos a que uno era el rey y le regalábamos esa lavadora”.
“La idea era regalarle ese momento de cariño, y ya está, no tiene ningún peso, no se mira mal, ni se toma mal por parte de los participantes”.
“Sí, nos puede costar, pero está dentro de un marco de cuidado, es algo naturalizado, por lo que está bueno el podernos contactar corporalmente, algo que hacemos pero que está más sesgado a algunos ámbitos o situaciones”, sostuvo.

ADULTO MAYOR
Según explicó Elisa Zunino, el adulto mayor también cuenta con la capacidad del juego, y del aprendizaje en relación a éste. “El adulto mayor juega muchísimo”, aclaró la integrante de La Mancha Manchega.
Elisa narró que, “las veces que hemos podido trabajar con adultos mayores, son experiencias muy intensas”.
“En muchos casos ellos juegan sin vueltas. No les importa, porque el tema del ridículo por suerte ya lo sortearon, están del otro lado en ese sentido”.
“Ellos son mucho más sabios en ese aspecto, por lo que al igual que los niños, pueden jugar sin tanto rollo”.
“Es algo que sentimos que está muy bueno, al mismo tiempo de que entendemos que tendría que haber más espacios”, reveló.
“Si bien hemos, o se han hecho cosas, se podría jugar mucho más con el adulto mayor”, enfatizó.

FELICIDAD
Zunino resaltó que “si como sociedad jugáramos más, seríamos mucho más felices”.
“Si en cualquier lugar o barrio hubiese un lugar donde la gente se pudiera juntar a jugar, sería realmente un avance en nuestra búsqueda de un mundo más feliz”, dijo.
“En este sentido uno de los deseos que tenemos (desde la organización comunitaria), es el viajar al Interior”.
“Entendemos que hay que salir de Montevideo. Hay que ir a los pueblos y lugares del Interior, por lo que quien tenga ganas de hacer, que nos lo haga saber y nosotros estamos”.
“Queremos llegar a los lugares donde estas cosas generalmente no llegan”, apuntó.

CONTACTO
Los interesados en contactarse con la organización pueden hacerlo a través de su cuenta de Facebook, La Mancha Manchega.

Cotización de la Moneda