Jerónimo Arregui: “He comprobado que el barro le da la bienvenida a todo el mundo”

CON EL ARTISTA PLÁSTICO QUE TENDRÁ A SU CARGO EL CURSO DE ALFARERÍA Y MUCHO MÁS…

Jerónimo Arregui, artista plástico egresado del Instituto Escuela de Bellas Artes, que tendrá a su cargo el Curso de Alfarería anunciado como novedad por la Dirección de Cultura y Centros MEC, dijo a ECOS REGIONALES que la propuesta es más abarcativa, y por lo tanto se puede hablar de un Curso sobre Cerámica o Plástica en general, dirigido a todo el público, sin excepciones, desde niños a adultos.

Estos aspectos sobre el alcance y contenido del curso serán abordados en la charla que estará dictando Arregui el jueves 7 a la hora 19:30 en el Centro Democrático, pero en diálogo con ECOS REGIONALES explicó que “la Alfarería es un tema bastante fundamental dentro de un Taller de Cerámica, porque permite hacer una cantidad de piezas, series, tanto utilitarias como artísticas. Tiene una modalidad mucho más rápida que la construcción en mesa, a mano, porque mientras ahí se está una o dos semanas con una pieza, en un torno se puede sacar en un rato. Hay que aprender a tornear, que es el tema que lleva su tiempo. Solo aprender a centrar un trozo de barro en el torno lleva seis meses; es una cosa complicada pero a la vez apasionante”.

“La idea es sumar distintas técnicas que no se están dando, como rakú, alta temperatura, composición de esmaltes, mural, escultura; o sea, manejar una paleta de posibilidades más amplia”, precisó Jerónimo, quien destacó que ese factor está en consonancia también con los requerimientos de los interesados.

Jerónimo Arregui que es un fanático del arte, admite que le gusta todo, y lo que encontró en la Cerámica fue que incluye desde el dibujo, el color, la composición…  “La Cerámica mezcla todo”, resumió.

Advirtió que “los esmaltes comerciales permiten una cosa bastante homogénea dentro de las posibilidades de la gente; o sea, se puede comprar del mismo color pero está bueno empezar a modificar esos esmaltes, investigar esa parte que es lo que permite que cada uno pueda encontrar su expresión, su estética”.

“El de los esmaltes es un mundo complejísimo, están los pigmentos que son como acuarelas y otro montón de cosas como para jugar. Pero todo va de acuerdo al interés de cada uno. Porque cuando los cursos son muy estructurados la gente no se prende, porque falta ese incentivo de lo que busca cada uno”, insistió el artista.

¡A ROMPER LAS ESTRUCTURAS!
Agregó que la mayoría de la gente toma esta actividad como un hobby, es decir, algo aparte de lo que hace siempre.
“Es como un canal donde bajar y encontrar otra historia diferente. Pero trabajar profesionalmente en el arte es una cosa distinta, pero lo más interesante de todo es que cada uno encuentre lo que quiere expresar dentro de uno. No hay reglas, al contrario, cuando más se rompen las estructuras empiezan a aparecer caminos más interesantes dentro del arte”, reconoció el joven, hijo del destacado artista plástico Martín Arregui.

Señaló que se trata de un tema de investigación hacia los materiales, pero también  de investigación hacia uno mismo.
“Es como una cosa introspectiva, que a su vez fluye hacia adelante, dándose el vínculo con la gente con las obras que hay, y lo que interpreta la gente sobre lo que uno creó. Eso es muy interesante también porque de repente se encuentran cosas que uno ni se las imagina. Hay cosas como inconscientes que uno plasma, que va desde el color que se usa hasta la forma que uno saca. Es muy interesante el arte, por todas las posibilidades que da”, puntualizó, subrayando que esa es verdaderamente su vida.

ARREGUI Y SU EXPERIENCIA EN LA DOCENCIA
Jerónimo contó a ECOS REGIONALES su experiencia en la docencia, recordando que fue por dos años Ayudante Honorario en el Instituto de Bellas Artes.
“Siempre me gustó compartir lo que uno sabe, porque está aquel que no sabe y la posibilidad de investigar junto con otro para ver dónde llegamos”, explicó.
“También trabajé en escuelas, con niños discapacitados que es muy complejo, y en esa experiencia encontré que el barro le da la bienvenida a todo el mundo. Como que lleva al ser humano a la cosa primitiva, con nada crear y tener la posibilidad de hacer y deshacer. Eso está bueno”, sostuvo el artista.

TRABAJO EN LAS ESCUELAS
Jerónimo Arregui está entusiasmado, además, porque se le ha hablado de la posibilidad de trabajar en las escuelas con niños, “lo cual es precioso porque a los gurises les encanta”.
“No sé bien de que se trata eso de las escuelas, lo hablé con Eduardo (Curto) pero estaría muy bueno salir a esos ámbitos”, expresó Arregui.