¿Rutas o trampas mortales?

El hecho que en el término de pocos se hayan producido tantos siniestros de tránsito en la Ruta Nacional Nro. 3, los cuales en su mayoría ocurrieron en el tramo que está en reparación, debe preocuparnos muy seriamente.

En una solicitud de informes que realizó el Diputado de Flores Armando Castaingdebat al Ministerio de Transporte y Obras Públicas, detalló que seis fueron los siniestros de tránsito ocurridos en menos de 24 horas.
Ese dato es escalofriante, mucho más si tenemos en cuenta que hay personas que como consecuencia de los impactos perdieron la vida.
¿Cuáles son las causas? Es lo que se trata de establecer con ese pedido de informes, pero es lógico pensar que en estos hechos hay responsabilidades compartidas; por un lado de la empresa contratista que deberá rever los sistemas de seguridad y de señalización que posee, porque es inadmisible que se produzcan tantos siniestros en el tramo de la ruta que se viene reparando. Por otro lado también está la responsabilidad de los conductores, que muchas veces transitan a velocidades que no son las más aconsejables en carreteras que no se muestran en sus mejores condiciones.
Estos tristes episodios han ocurrido en la Ruta 3 hacia el sur, en el tramo Trinidad-San José, pero desde ya hay que prevenir lo que puede ocurrir en esta vía nacional que comunica con el litoral del país.
Decimos esto porque hay tramos, fundamentalmente desde la rotonda de las Rutas 3 Nueva y Ruta 3 Vieja hasta el centro poblado Andresito, que da señales de un rápido deterioro, porque por más que se ha intentado mejorarla con trabajos que no son “de fondo”, los denominados huellones se están haciendo cada vez más pronunciados por el intenso tráfico que se produce por esa zona, lo que trae aparejado serios riesgos en especial a quienes no conocen el estado de esa caminería.
Los peligros son mayores aún en épocas de lluvia, pues los huellones de referencia se vuelven verdaderas “piscinas”, que hacen que el agua no permita al vehículo una estabilidad adecuada, menos aún cuando la velocidad empleada supera los cien quilómetros.
El Sistema de Información Nacional de Tránsito (Sinatrán), que lleva las estadísticas de los accidentes en todo el país, presentó el mes pasado un informe que consigna un total de 750 lesionados -incluyendo 16 fallecidos- en 524 siniestros viales ocurridos entre marzo-abril.
El resumen destaca que «al comparar los datos con el mismo período de los años anteriores, las cifras de siniestros y lesionados son muy similares», pero el total de fallecidos, «es el menor registro de los últimos 3 años, revirtiendo el aumento que se había constatado en el año pasado». Así, compara la cifra de 16 fallecidos de 2015 con las 20 víctimas fatales del mismo período del año anterior.
De todas maneras son datos preocupantes, que deben ser tenidos en cuenta para tratar de profundizar la defensa de la vida en las rutas nacionales, muchas de las cuales están en mal estado.
Pero sobre todo pongamos acento hoy en lo que está sucediendo en la Ruta 3, porque es inaceptable que en una tramo en reparación -donde se supone hay que guardar más cuidado- se hayan producido seis accidentes en menos de 24 horas.
Este hecho es alarmante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete el CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Cotización de la Moneda

Compra Venta
43,05 45,55
0,20 0,50
7,20 8,90
50,30 54,30