“… pongan a un colchonero”

Con sorpresa y también con indignación (pese a que lejos estamos de integrar su partido político) leímos en ECOS REGIONALES la noticia de que el edil Claudio Aguilar fue excluido de las Comisiones que integraba en la Junta Departamental de Flores. Particularmente nos llamó la atención la exclusión de la Comisión de Legislación de un edil que es abogado y escribano.

Antes de continuar con nuestro comentario, debemos precisar que, como su sector político no estará representado en las Comisiones de la Junta, tendrá derecho a hacerse oír en las mismas, aunque no tendrá voto en sus discusiones (art. 165 del Reglamento Interno), o sea que igualmente –si así lo quiere- podrá concurrir a las mismas. Parecido no es lo mismo, es distinto.
Si bien recordamos, de cuando fuimos ediles e integramos la Comisión de Legislación, que varias veces el edil Aguilar enviaba a un suplente a las sesiones de la misma, entendemos que privar a una Comisión cualquiera del concurso directo de un edil que tiene una formación específica –universitaria o no- en las materias que la misma trata es un error, sin entrar a considerar que, en la integración de las Comisiones debe respetarse “en lo posible la representación de todos los sectores representados en la Junta” (art. 149 del Reglamento Interno).
Lo acontecido nos recuerda a una anécdota del Cdor. Damiani (padre): En 1985 estaba considerándose su nombre para la integración del Directorio del Banco República. Había sectores que lo objetaban por sus vinculaciones con la banca. Damiani, con aquella mezcla de franqueza e ironía que lo caracterizaba, comentó: “Si no les sirve un banquero, que pongan a un colchonero”.
Finalmente la sensatez primó y el Cdor. Damiani integró el Directorio del BROU.
Ramiro Tourreilles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete el CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.