Mano de obra calificada… se busca

Cada vez que se presenta la posibilidad que empresas multinacionales miren hacia Uruguay para realizar sus inversiones, a través de las cuales instalar sus emprendimientos productivos, se crea la natural expectativa sobre la dinamización del trabajo de los uruguayos.

Es lo que está sucediendo con la proyectada segunda planta de celulosa por parte de UPM, que piensa instalarse en la zona centro del país, con lo que ello significa para una región deprimida en cuanto a la generación de mano de obra, en especial en esta época en que la situación económica se encuentra en recesión afectando fundamentalmente al sector productivo básico del país, que es el que históricamente ha predominado en esta parte del territorio nacional.
El gobierno y la gente, por tanto, ha centrado gran parte de sus esperanzas en esta nueva planta de celulosa, como forma de generación de nuevos puestos de trabajo.
Pero al mismo tiempo que se da esta situación, se vuelve a replantear el tema de la mano de obra uruguaya y su capacidad, para poder insertarse en las nuevas tecnologías que se vienen a instalar en el Uruguay con esos emprendimientos.
Esa realidad se dio con la primera planta de celulosa en Fray Bentos, y se experimentó también cuando la empresa Breeders&Packers decidió ubicar su planta en las cercanías de Durazno con apoyo de las Intendencias de Flores y del vecino departamento, oportunidad en que quedó establecido el compromiso de dar prioridad a la mano de obra de esta zona del país.
Recuérdese que operarios de Durazno y Flores debieron participar en muchas jornadas de capacitación, para poder insertarse en la nueva tecnología que proponía la planta frigorífica más moderna de Latinoamérica. Y eso se hizo mientras el emprendimiento de B&P se ponía en marcha, por lo que hubo que recurrir a mano de obra especializada de otros lugares para no afectar la productividad de una empresa “jugada” al mercado internacional.
Hoy se da un hecho similar cuando UPM resuelve instalarse en las cercanías de Paso de los Toros. Si bien la prioridad vuelve a ser el empleo de mano de obra de la región, la pregunta es si la misma está capacitada para los desafíos que impone la tecnología que radicará en esta zona la empresa finlandesa.
“El objetivo es emplear la mayor cantidad de personas, empresas nacionales y proveedores”, dijo recientemente el Ministro de Trabajo, Ernesto Murro, respecto a la proyectada segunda planta de celulosa, por parte de UPM.
Conjuntamente con ello, se supo que el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP) ha puesto énfasis en la capacitación, a fin de aprovechar al máximo los puestos laborales que se creen y evitar que la empresa recurra a personal del exterior.
Esta vez, al parecer, se están dando mejores condiciones para que la mayor cantidad de trabajadores que se empleen en este emprendimiento sean uruguayos, pensándose en cubrir anticipadamente las necesidades de UPM en materia de mano de obra calificada.
Pero creemos que eso es apenas un “parche” para contemplar una situación puntual; seguimos pensando que la educación técnico profesional debe ser el soporte fundamental de todo esto, proponiendo programas que estén acordes a estas nuevas tecnologías, capacitando desde la base a los futuros técnicos uruguayos.
¿Es mucho pensar en eso?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete el CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.