Los tiempos de espera y los especialistas en el Interior, la salud y el mercantilismo en la medicina…

EL MOVIMIENTO NACIONAL DE USUARIOS DE SALUD PROMUEVE ÁMBITOS DE PARTICIPACIÓN TODAVÍA POCO CONOCIDOS

Nelson Sena es el delegado titular de Flores del Movimiento de Usuarios de la Salud Pública y Privada quien, junto con Carlos Rodríguez, representan a la población de nuestro departamento en los diferentes organismos vinculados a esta sensible área. Con ECOS REGIONALES dialogó Sena, sobre los fines que cumple este Movimiento, pero además acerca de otros asuntos que tienen relación con el servicio de salud que se presta a la comunidad por parte del sector público y privado.
“El Movimiento de Usuarios nace como una necesidad de la gente cercana a las policlínicas de los barrios, de los pueblos, tratando de organizarse para defender sus derechos”, explicó Nelson Sena al definir los orígenes de esta organización que se inserta en la sociedad a través de la creación del Sistema Nacional Integrado de Salud, donde se establece un componente de participación de los usuarios.
Señaló que el Movimiento Nacional de Usuarios de la Salud Pública y Privada tiene la particularidad de tener una directiva con 19 titulares y 19 suplentes, en los que se ven representados todos los departamentos.
“Los ámbitos de participación son más de los que la gente en realidad conoce”, advirtió.
“Hay una Comisión Nacional de Bioética que funciona a nivel del Ministerio de Salud Pública, que establece los parámetros de comportamiento para la relación entre los usuarios y los técnicos, y cuáles son las medidas éticas de protección de ambos. Están establecidas las Comisiones de Seguimiento o de Seguridad del Paciente (COSEPA) que deben funcionar en cada prestador y tienen que ver con la relación de los técnicos con los usuarios y con los trabajadores, en el entendido que el ser humano comete errores y esos errores deben ser minimizados, atendidos, quedar escritos para que no se cometan nuevamente, para que el protocolo de actuación de funcionamiento esté presente en todas y cada una de las tomas de conducta”, precisó Sena.
Admitió que ese es un ámbito que poco se conoce, siendo las más visibles en la sociedad las Juntas Departamentales de Salud, los Consejos Consultivos Asesores, Juntas Locales de Salud en las localidades de 2 a 5 mil habitantes, y las Comisiones de Salud en los centros poblados con menor población.
“La idea es que la comunidad tenga una visión de la salud, que la propia comunidad sepa lo que precisa, que no necesariamente son las prestaciones médicas. Estamos hablando de las necesidades básicas satisfechas en cuanto a las prestaciones, y a cómo cuidamos nuestra salud”, sostuvo el representante titular de Flores del Movimiento de Usuarios.
Acotó que también son ámbitos de participación el directorio de ASSE y la Junta Nacional de Salud, que es el organismo que administra el Fondo Nacional de Salud y el Seguro Nacional de Salud.

ESCASO NIVEL DE PARTICIPACIÓN
Consultado Nelson Sena si los usuarios utilizan esas herramientas de participación, respondió que el nivel “es muy bajo. Las organizaciones sociales que estamos en esto nos encontramos en un momento en que la participación está bastante deprimida, en algunos casos muy deprimida”.
“La población uruguaya tiene particularidades. Muchos de los integrantes del Movimiento de Usuarios son gente que apoyan las Policlínicas periféricas y barriales, muchos son los que están dando la posibilidad a otros vecinos que tengan una prestación. Hoy por hoy, no solo en Flores sino en el país, hay Policlínicas que funcionan porque hay vecinos/as que dan su tiempo para eso”, destacó Sena.

OFICINA DE ATENCIÓN AL USUARIO
Recordó asimismo que los prestadores públicos y privados tienen en sus dependencias una Oficina de Atención al Usuario, en la que se registran por escritos los reclamos u otras inquietudes respecto a la atención.
“El prestador tiene un plazo de 20 días para responder a la queja o conformidad manifestada por el usuario sobre determinada prestación, la que puede hacerse también directamente en la Dirección Departamental de Salud”, precisó Sena.
“En nuestro país hay en casi todos los buzones quejas de los usuarios, las que no son generalmente procedidas o actuadas como tal. Recorremos el país y hay muchos usuarios que nos dicen que aún sienten como cierta presión de los cuadros técnicos de los prestadores. En los pueblos chicos nos conocemos y se siente la presión cuando uno demanda no haber sido atendido correctamente. Eso lo dicen los usuarios en todo el país”, puntualizó.

LOS TIEMPOS DE ESPERA…
Al considerarse el tema de la atención de los médicos especialistas, donde es común que los usuarios reclamen una consulta más urgente, acorde a sus necesidades, Nelson Sena dijo que el asunto tiene dos aristas, pues se reciben quejas de la gente por los tiempos de espera y también de los prestadores de salud que tienen problemas para contratar técnicos.
“Los tiempos de espera del usuario que debe atenderse por un especialista están estimados en 90 días; en términos generales es la fecha que se cumple. El Uruguay es un embudo donde prácticamente todo cae a los cincuenta metros alrededor de la cruz del Papa (en Montevideo), donde están todas las tecnologías, las posibilidades y también la concentración del dinero. Y el dinero en la salud ha ejercido una influencia muy importante”, afirmó.
Señaló que, a los reclamos por el tiempo de espera de los usuarios, se agrega “lo que las empresas –cooperativas médicas, mutualistas- nos dicen cuando, como integrantes de la Junta de Salud, visitamos los directorios. En términos generales hasta los 200/250 Km. de Montevideo hay una realidad, por encima del Río Negro es otra realidad, y contra las fronteras es otra la realidad”.

LOS ESPECIALISTAS Y SUS SUELDOS, UN PROBLEMA
En este sentido Nelson Sena indicó que “lo que podemos analizar también es la realidad que nos plantean los directorios (…). En la visita a CAMCEL (Cerro Largo) se nos contaba de la imposibilidad de contratar a un cirujano para el departamento, con un contrato de dedicación completa, de 48 horas semanales, con un sueldo bruto de 220 mil pesos”.
“Puestos encima de la mesa los sueldos que ganan los cirujanos en Montevideo y en Cerro Largo, la diferencia es por cinco. Hay cirujanos con cierta calificación que trabajan en cinco o seis lugares de Montevideo que ganan 700, 750 y 800 mil pesos. Por eso es que a veces no se consiguen especialistas, porque lo mismo pasa con los anestesistas, quienes ganan 600 o 700 mil pesos mensuales. Son números un poco obscenos, pero son los números que conocen los trabajadores de la salud”, sostuvo Sena.
“Es tanta la competencia por el dinero que ganan en el área de la salud los técnicos especialistas, que a veces las demandas no pueden ser satisfechas por las Cooperativas Médicas alejadas de Montevideo”, resumió el representante de los usuarios.
“Un Médico que se sube a una Emergencia Móvil de Montevideo con una guardia de 24 horas, gana bastante más que trabajando un mes en el Interior. Trabajar una vez a la semana en Montevideo en una Emergencia Móvil, equivale a un sueldo superior a lo que le puede pagar la mutualista de acá o ASSE. Por eso eligen aquello”, advirtió.

En Salud se invierten 5.500 millones de dólares por año

“En la salud hay mucho dinero. El Uruguay gasta el 9.2% del Producto en salud, que son entre 5.500 y 5.600 millones de dólares por año. Por supuesto que esos recursos están mal distribuidos. La perversidad del país embudo está en que las prestaciones son menos cuando más lejos están del centro de Montevideo. En términos generales, el área rural o las áreas periféricas no están atendidas con un Primer Nivel de Atención importante. Mucho más económico es atender a la gente en su entorno, en su contexto, no esperar la enfermedad para atenderla, mejor es controlar, tener vida sana. Pero las políticas económicas desde ese punto de vista parece que fueran como una trampa. Lo que se pretende en realidad es gastar plata en estar enfermo, cuando en realidad la plata hay que gastarla en estar saludable”.

Reforma de la salud, apoyos y críticas

“Hemos apoyado la reforma de la salud en algunos aspectos, pero hemos sido críticos en otros. En el modelo de financiación, esta reforma puso en pie de igualdad a muchos uruguayos. Hay dos millones y medio de uruguayos dentro del sistema, cuando estaba a cargo de DISSE eran solo 700 mil. Eso quiere decir que hemos avanzado y hemos uniformizado las prestaciones para tres veces y media más de uruguayos que están dentro del sistema. El sistema gasta por ellos. Cada cápita de cada uno de nosotros vale 60 dólares; todos los meses la Junta Nacional de Salud habilita al BPS a pagar 150 millones de dólares, solamente de cápitas, más lo que se gasta por metas prestacionales, que es el 6% aproximadamente. Pero hay otro aspecto con el que somos críticos, que es el modelo de atención. Ahí hay una batalla económica e ideológica en cuanto a cómo atender a nuestra población”.

El mercantilismo y la salud

“Una cosa es el mercantilismo en la medicina y otra cosa es la salud. Entre otras cosas, el modelo nuestro está muy teñido de mercantilismo, por eso es que existen los sueldos que existen. Un Imagenólogo en el Uruguay, que es un técnico especializado, egresado de la Universidad de la República, en unos poquitos años tiene solucionada su vida desde el punto de vista económico. Los sueldos están por encima de los 300, 400, 500 mil pesos, como algo normal. Un egresado con 40 años de edad, en términos generales según los registros que tenemos, tienen sueldos entre los 400 y 500 mil pesos. Eso es parte del mercantilismo de la sociedad uruguaya en el área de la Salud. Pero también tenemos otras áreas, los Anestesicoquirúrgicos tienen sueldos por encima del millón de pesos, o sea, 1:200.000 o 1:300.000 pesos por mes. Ese aspecto del mercantilismo hace que todos corran tras eso. Eso no es salud, eso es mercantilismo. Esos aspectos son los que nosotros más combatimos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete el CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Cotización de la Moneda