“No tengo otro interés que darle los 5 mejores años de mi vida a mi país”

CON LUIS LACALLE POU

El Dr. Luis Lacalle Pou presidió el pasado fin de semana el Congreso Nacional de “Todos Hacia Adelante”, sector que lidera dentro del Partido Nacional. El sábado por la mañana visitó la Redacción de ECOS REGIONALES junto con el Diputado por Flores Dr. Armando Castaingdebat, y al ser entrevistado abordó varios temas, algunos de ellos vinculados a sus expectativas políticas de futuro. Lo que sigue es lo sustancial de lo conversado con Lacalle Pou.

-Generalmente se dice que hay un tiempo para hacer política partidaria y otro tiempo para gobernar, ¿cómo se entiende este Congreso de “Todos Hacia Adelante” a tres años de las elecciones?
-Lo hicimos el año pasado y lo vamos a hacer el año que viene, y lo vamos a hacer el otro. En el documento que se aprobó hay como dos etapas cronológicas con una misma forma de ser y entender la actividad de gobierno. Una define en forma contundente qué es Aquí y Ahora; es muy importante la dimensión del momento y en el lugar que se está viviendo, con las condicionantes que estamos viviendo. La otra parte es específicamente hacia el futuro.
Pero necesariamente la vida nos lleva a vivir el hoy, y que no hay futuro si no hay hoy; y esto no es un juego de palabras, es así.

-¿Entonces…?
-Entonces, el Congreso tuvo una presentación de Azucena Arbeleche del momento económico, fortalezas y debilidades, y en base a eso las oportunidades y las amenazas, con el famoso análisis FODA que es tan importante al momento de establecer una estrategia y una táctica. Por eso tuvo la discusión del documento que habla de las acciones que hay que tomar a hoy y las necesidades que tiene el país. Por tanto, de mi parte y de los demás no hubo nada del proceso electoral, porque si no, no tendríamos la real dimensión de en qué etapa está el país.

-¿Y en qué etapa está el país según tu visión?
-Este es un momento difícil del país y en ese sentido lo vemos desde el punto de vista de las etapas de vida del individuo. Fíjense cómo lo sitúo dos veces cronológicamente, octubre 2016 y al mismo tiempo las etapas de la vida de un individuo, al que todavía no nació, que está en el vientre de la madre, ahí tiene que haber un cuidado sobre esa futura maternidad –o sea que hay que cuidar a las dos personas-, los primeros años de vida donde los servicios sanitarios son bien importantes, igual que el educativo.
Toda la etapa educativa del individuo, la escuela, el liceo, el oficio, la profesión, el mercado laboral. Esas tres cosas que se dan a veces a la misma edad, depende del individuo, de las oportunidades de preparación y de formación, que habla de las herramientas, de las destrezas, de los valores. Porque de nada vale tener destrezas y herramientas si no hay un conjunto de valores atrás aplicado al trabajo, a la sociedad, al bien común…
El ámbito laboral desde los jóvenes-viejos. ¿Cuánta gente conocemos que tiene 40 años y anda deambulando por Trinidad o por el país tratando de conseguir un laburo? Ahí tiene que haber un reciclaje, una reconversión de las herramientas que aprendimos de más jóvenes. El Uruguay tiene el INEFOP, que es una buena creación, pero no está siendo utilizable en el sentido más esperable, porque el 52% de los trabajos en 20 años van a ser automatizados. Eso es dramático. ¿Quiere decir que no va a haber más trabajo?, no, no van a existir muchos de los que hoy existen. Tenemos que ir trabajando en ese sentido.
Después está la etapa de las nanas de determinada edad, y allí debe haber una muy buena relación con la salud; es ahí donde se necesita más.
Y después el tema jubilatorio. Nuestro país está con el problema de las jubilaciones bajas, el problema de los topes jubilatorios, el régimen mixto y elegir qué régimen no puede tocar, que era una propuesta del Partido en el Diálogo de la Seguridad Social. Y después el tema de los Cincuentones; ese agujero que quedó de todo el sistema previsional.
Después la dimensión de las oportunidades en lo que hace a la sociedad. La oportunidad de vivir en paz, de vivir pacíficamente, de vivir tranquilo. La oportunidad como país que se desarrolle en el comercio internacional. Hoy hay un artículo en un diario de la capital que habla de las oportunidades del país y cuáles son las barreras que están frenando esas oportunidades. La más difícil es la inserción internacional, educativa y preparación laboral.
Tenemos que prepararnos para el día a día.

-Teniendo en cuenta la situación económica de la región y del país, que sin dudas es un factor determinante, ¿consideras que el Partido Nacional está más cerca que nunca del gobierno?
-Un compañero nuestro que nos asesora en materia de agro (Juan Ignacio Buffa) nos dijo que el día que las sociedades descubran la oportunidad en el crecimiento y no en la crisis, la humanidad va a avanzar más rápido. Esas cosas simples, inteligente, naturales, obvias, pero es así.
¿Por qué un Partido Político tiene que encontrar la oportunidad en la crisis? Yo me niego. No quiero ser un loro y repetir en el 2014, pero yo vine a Trinidad y dije que mejor es ser mejor. No quiero caminar arriba del otro.

-¿No fue esa, la crisis económica, una de las razones principales del triunfo del Frente Amplio?
-Puede ser sí; no la única. La crisis quizá fue el determinante y el hartazgo. Ahora, nosotros no pretendemos llegar al gobierno de la misma manera. Yo no quiero cuanto peor, mejor. No quiero la destrucción, no quiero la división.
Estoy convencido que si hay algo equivocado que han hecho muchos de los gobernantes del Frente Amplio es la división de la sociedad. Eso es muy difícil recomponer…
Estamos en un país de la descalificación por el mensajero y no por el mensaje. Es mucho más fácil ganar dividiendo; yo no estoy dispuesto a eso, antes me voy para mi casa.
Yo disfruto caminando, como ahora lo estoy haciendo con Armando (Castaingdebat), donde me saludan con el dedito para arriba y me tocan bocina, y el que me mira con cara de, no sos de mi palo. Ese es el Uruguay que quiero vivir, es el que disfruto.
Días pasados ponía en ADM dos ejemplos nefastos para la política internacional, el de Venezuela con un régimen muy complejo, autoritario, que investiga, persigue y encarcela al distinto sin justo proceso; y después uno de los candidatos de los Estados Unidos de América que se para sobre la fractura social, se para sobre las debilidades, se para sobre el miedo, se para sobre el dolor. ¿Y cómo se para?, ¿para curarlo?, no, se para para utilizarlo, para sacar rédito político.
Supongamos que Estados Unidos y el mundo tiene la mala suerte que gane Trump, ¿va a ser capaz de unir? No, no va a ser capaz de unir.

-¿Por qué y para qué quieres ser Presidente de la República?
-Porque vibro con esto, porque me emociona, porque creo que tenemos una vocación de servicio bien pura. Yo no tengo otro interés que darle los cinco mejores años de mi vida a mi país, con el mejor equipo, con gente que no quiera el poder como algo que se le pegue, sino por la satisfacción de volver a Trinidad y te digan: La verdad que estás pelado, canoso, viejo, arruinado, pero nos vamos a acordar porque dejaste todo. Y que después venga otro mejor, es eso.
Ese es mi motivo de vida, mi familia y esto. Y como esto está íntimamente vinculado a mis hijos, a mi mujer y a lo que serán mis nietos… Aparte porque estoy convencido –y esto es discutible- que al país le hace falta un gobierno distinto.
Estamos preparados, estamos con ganas y tenemos un equipo espectacular. Equipo en formación, porque todos los días hay alguien nuevo que viene y me dice: Pahh, cómo no nos habíamos conocido antes. Siempre hay alguien que aporta un poquito más.

-En un acto partidario decías que hay que recorrer un proceso, hacer mucho vestuario antes de entrar a la cancha. ¿Eso quiere decir que en la elección pasada aún no estabas preparado para ser Presidente, y que ahora, con más vestuario encima, estás pronto para esa alta responsabilidad?
-A esta respuesta no la vamos a poder comprobar nunca. Obviamente que si pasaron dos años y no aprendí algo en ese período, es porque viví dos años al santo botón. Dentro de dos años hacemos esta nota y tengo que haber aprendido otras cosas. Ahora, yo leo nuestra agenda de gobierno y el Uruguay de hoy, que no es el mismo de octubre del 2014, se aplica. Veo los técnicos que teníamos y lo que decían, y estaban en lo cierto.
Espero ser mejor, obviamente. Creo que el paso del tiempo te debería de hacer mejor, si no es un retroceso. Hasta que en determinado momento de la vida, por temas biológicos, nuestros defectos comienzan a notarse más que nuestras virtudes.

-Antes de ser candidato a Presidente por el Partido Nacional tienes que pasar por la interna…
-Por supuesto…

-¿Cuál es tu relación con Larrañaga y cuál es la fuerza que tiene tu sector para lograr el objetivo de posicionar a Lacalle Pou como candidato a Presidente?
-Con Jorge (Larrañaga) bien. Tenemos algunos momentos de más chisporroteos y otros de menos, pero la relación personal es bien. Estuvimos tomando mates hace unos días mano a mano, un par de horas. (Sos el primero en enterarte, no lo pongas).

-¿De qué hablaron?
-Hablamos de cosas de la vida, él tiene sus temas y nosotros los nuestros, pero siempre digo lo mismo: Ni Lacalle Pou ni Larrañaga son más importantes que el Partido Nacional, y el Partido Nacional no es más importante que el país. En el país hay otros partidos y otras fuerzas sociales que tenemos que convencer.
Estos son como círculos concéntricos, primero estar bien con uno mismo, después con tu círculo cercano, con un buen respaldo de los afectos, tu sector, tu partido y así sucesivamente ir ampliando acuerdos.
Sería muy ingenuo decir que vamos a acordar con todos, capaz que acordamos en los fines, pero no en los medios. Y gobernar es aplicar medios a los fines y es ahí donde uno empieza con las diferencias.
Entonces, la mayor cantidad de acuerdos con medios aplicables a un fin es lo que hay que buscar en la diversidad.

-Algunos proponen la fusión…
-¿Por qué funcionarnos? Para mí es parte de la patología de pensar que los que son diferentes no se pueden poner de acuerdo en una etapa superior. Aparte de ser una estrategia política mala. Si hay gente que se ha desilusionado con un Partido Político, en este caso el Partido de gobierno Frente Amplio, no le digas votá a fulano, dale opciones. Y que cada uno tenga una sensibilidad social distinta, una sensibilidad económica distinta, una sensibilidad en distintos ámbitos de la vida distintos y que acuerden. Si le damos todo el poder a uno de primera, después no nos quejemos.

-¿Qué está pasando en el Partido Nacional, donde desde ese árbol se están desprendiendo gajos? ¿Gajos políticos que se están sumando a Novick, que se está “llevando” a legisladores y tal vez a militantes blancos que ustedes no conocen?
-Primero, los espacios vacíos alguien los llena. Es la ley de la Física, a los espacios vacíos alguien los llena. Pero yo no generalizaría, es más, hay un caso puntual sobre el cual no me voy a referir, aunque tengo mi opinión. Pero no me gusta hablar de la gente, aparte de una relación particular que tengo de hace años.
Creo que cuánto más gente se vuelque a la actividad política, mejor. Porque nos obliga a ser mejores. Ahora, la capacidad de contagiar, enamorar, ser coherente, tratar de ser intelectualmente mejor… bueno, nos hará llegar dentro de unos años a acuerdos o no. También está el saber qué es cada uno y quién es cada uno.

-¿Fue una estrategia política de Luis Lacalle Pou el no seguir participando en las rondas de negociaciones sobre los grandes temas del país, a las que invitó el gobierno a la oposición?
-Fue una decisión política. No fue una estrategia, sino una decisión, y los tiempos lamentablemente me dieron la razón. Yo era de los que tenía pocas ganas de ir a las reuniones, era escéptico, lo dije públicamente que para la foto no estoy.
Teóricamente el Presidente Vázquez tenía una voluntad de cambio junto a sus legisladores, y dijo que lo que se apruebe en la Torre Ejecutiva se vota en el Parlamento. Tres meses después, con 20 reuniones realizadas, dice que no se puede meter en el Parlamento para que voten lo que acordamos. Es una especie de engaño.
Lamentablemente teníamos razón.

-¿Qué es a tu criterio lo que tiene que mejorar ya el gobierno nacional?
-Mejorar muchas cosas, pero la actitud de cambio es la que no hay. Si no hay actitud de cambio no va a mejorar nada. La determinación de gobernar y ejercer la autoridad, el volcarse hacia la gente y no refugiarse en el poder es fundamental. De ahí en más podemos discutir todo. Hasta el momento Vázquez está quietito y no lo va a hacer, no quiere saltar el alambrado. Tiene compromisos políticos y sindicales, se gastaron toda la plata y aquí está el Partido Nacional para que si realmente quiere impulsar cosas que dice, están los votos. Pero tiene que tener el coraje de hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete el CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.