Los “cortinenses” merecen otra cosa

Cuando se inauguró una nueva etapa en el proceso de descentralización y profundización de la democracia local, en el marco del denominado Tercer Nivel de Gobierno, el objetivo fue fortalecer las capacidades institucionales en los Municipios y contribuir a la definición de la agenda vinculada a la realidad de sus territorios y población.

Sabido es que la tradición uruguaya en la materia parte de un muy fuerte centralismo, desde la Constitución de 1830. Pero el gran paso del proceso descentralizador está dado por el Tercer Nivel de Gobierno, que en Flores está representado por el Concejo del Municipio de Ismael Cortinas, cuya creación fue iniciativa de la Intendencia de Flores, la que en febrero de 2010 elevó a la Junta Departamental el correspondiente proyecto de decreto, siendo aprobado el 13 de febrero de 2010, comprendiendo la circunscripción territorial urbana de la localidad de Ismael Cortinas. Fue el 15 de marzo de 2010 por ley 18653 se le asignó a dicho Municipio la circunscripción electoral PBD del departamento de Flores y se efectivizó su creación. A través de este mecanismo, es que la ciudadanía de Ismael Cortinas –a pesar de no contar con la población exigida para contar con un Municipio- elige a sus autoridades.
Vale esta introducción para explicar un proceso del cual se habla poco. Pero lo que es peor, quizá no se tenga aún conciencia de la importancia que tuvo la concreción de esa etapa en el proceso de descentralización del Uruguay, un tema que reunió el consenso de todas las fuerzas políticas, en una actitud que se condice con los mensajes que siempre se escucharon en las campañas electorales.
Esto nos preocupa, la necesidad de tener claro que el proceso de descentralización lo que busca es profundizar la democracia, y eso significa habilitar todos los mecanismos que provee el sistema para que la ciudadanía pueda sentirse realmente representada, aportando sus iniciativas e inquietudes, que contribuyan al bienestar de la población en un clima de convivencia pacífica.
Lamentablemente ese objetivo prioritario no se ha conseguido en Ismael Cortinas, y lo escribimos con dolor porque mucho apostó esa localidad a este proceso descentralizador.
A los desencuentros entre los propios concejales del Municipio en el primer período, lo que determinaron varias renuncias, se sumaron hechos similares al comienzo del 2015, pero por si fuera poco hoy se plantea un problema que ha adquirido dimensiones insospechadas. Una decisión de la Alcaldesa adoptada hace cuatro años atrás contra un funcionario del Municipio, ha distraído la atención de las autoridades del Concejo de Ismael Cortinas y del Ejecutivo, creándose un enfrentamiento de poderes que raya la ridiculez, perdiéndose de vista que lo que necesita la comunidad cortinense -y todo el departamento- son gobernantes atentos a los grandes temas que hacen al progreso de los pueblos.
Es inadmisible que se pasen cuatro años discutiendo sobre situaciones como éstas y que no se hayan podido resolver, creándose entre medio confrontaciones entre la Alcaldesa y el gremio, visiones diferentes entre el Ejecutivo y el Municipio, intervenciones del Ministerio de Trabajo y la propia central obrera, resoluciones adoptadas por el Intendente que no son acatadas por el Municipio, el Municipio queriendo hacer valer su autonomía de gestión frente al gobierno departamental, todo lo cual ha originado un escenario que está lejos de favorecer los intereses de la sociedad de Ismael Cortinas.
Es necesario crear las condiciones para un mejor relacionamiento, una adecuada convivencia, que demuestre que los ciudadanos están primero que los intereses políticos y personales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete el CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Cotización de la Moneda