Poco a poco Trinidad deja de ser la “ciudad luz”

Tienen razón los vecinos que han llegado hasta nuestra Redacción a presentar su inquietud respecto al alumbrado público, cuyo servicio está siendo deficitario en varias zonas de la ciudad, pero en especial en las calles que se encuentran arboladas.
Basta disponer de un corto tiempo para recorrer determinados tramos de algunas vías de tránsito -Inés Durán, General Flores, Florencio Sánchez, Rivera, por nombrar algunas- para darse cuenta que la iluminación está siendo deficitaria, y eso no puede suceder.
El gran follaje de los árboles, están incidiendo para que se dé esa situación, de calles prácticamente en penumbras, porque son muchos los artefactos de iluminación que se encuentran escondidos en el follaje de los añejos plátanos, que son la mayoría dentro de la variedad existente. Pero también hay artefactos que están apagados, seguramente por desperfectos.
La voz de los vecinos se suma a la advertencia que se realizó en el mismo sentido desde la Junta Departamental casi al final del período. Pero como esa manifestación surgió del legislativo –para despejar connotaciones políticas, porque acá casi todo se mide en esos términos- preferimos ser portavoces de vecinos que han llegado a ECOS REGIONALES a presentar su inquietud para, de la mejor manera, poder llegar a las autoridades responsables de gestionar el alumbrado público para que puedan en el futuro, tal vez en la época de poda, tomar en cuenta ese punto de vista ciudadano y así permitir que las calles estén mejor iluminadas.
A ese reclamo se podrá replicar que los árboles son muy necesarios, y que su sombra es imprescindible en esta época del año, y estamos de acuerdo, obviamente. Pero los expertos en el tema podas sabrán cómo encarar un plan que se ajuste a las dos necesidades, es decir, que los bondadosos árboles nos den sombra en verano, pero que también permitan que el alumbrado público –en todas las estaciones- cumpla con la función que corresponde.
Es saludable que este tema sea planteado en estos momentos, cuando hay suficiente tiempo como para pensar en una solución pensada hacia adelante.
Creemos que es muy importante, además, escuchar los reclamos, las sugerencias, las iniciativas de los vecinos, porque son ellos los que sostienen al Estado pagando sus impuestos.
El servicio que presta UTE por el alumbrado público, cuyo mantenimiento corresponde a la Intendencia, no es gratis, todo lo contrario, es un servicio que tiene un alto costo y lo pagan todos sin excepción, porque viene incluido en el detalle de la factura mensual del ente energético.
Este servicio que antes era una “tasa” que se cobraba con la Contribución Inmobiliaria Urbana pasó hace unos años a ser un “impuesto”. Por tanto, no hay chances, se debe pagar sí o sí, aunque el servicio sea deficitario o sencillamente no se tenga en las calles ni una “bombita de luz”.
Teniendo en cuenta todo esto es que los vecinos merecen ser escuchados, y responderles con soluciones, porque poco a poco vamos dejando atrás aquello que nos distinguía, de ser “la ciudad luz” del Interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete el CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.