Todos contra el mosquito Aedes Aegypti

Decíamos hace poco en este mismo espacio que pese a que la población de Flores ha manifestado un aceptable grado de sensibilidad frente al riesgo que supone la presencia del mosquito Aedes Aegypti, hay que seguir extremando los esfuerzos para que no haya posibilidades de casos de dengue.

Ayer el Comité de Emergencia, como se informa en otra parte de esta edición, realizó un llamado a la población, para que refuerce esa toma de conciencia sobre el cumplimiento estricto de las recomendaciones que se realizan desde el Ministerio de Salud Pública, para evitar que se siga propagando el vector, trasmisor de la peligrosa enfermedad del dengue, pero también del zika y chikungunya.
Más que nunca en este tiempo, cuyas condiciones climáticas favorecen la reproducción del mosquito, toda nuestra sociedad tiene que tomar las precauciones indicadas para frenar el avance del Aedes Aegypti.
Tomar en cuenta las sugerencias del Comité de Emergencia es indispensable; se trata de respetar una estrategia elaborada por todas las instituciones directamente involucradas en este tema, a la que la debemos sumarnos desde todos los ámbitos posibles.
Trinidad es una ciudad de paso permanente de vehículos y personas, y sabiendo que el Aedes es afín a viajar de un lado para otro, hay que ver si no es por esa vía que ha crecido el riesgo.
El mosquito está presente en los países vecinos y en el resto de América Latina, donde estas enfermedades aumentan.
Uruguay, por su ubicación geográfica que conlleva un clima que pudo mantener alejado al mosquito, pero ahora las condiciones climáticas han cambiado, hace más calor, hay más lluvias y consecuentemente hay más humedad, lo cual aumenta el riesgo.
La forma de ayudar a alejar al mosquito, como dice la campaña, es eliminando los posibles criaderos, con la “descacharrización”, que en Trinidad está prevista para la semana del 13 al 17 de febrero.
No se debe dejar agua limpia estancada durante varias horas y, en particular, hay que evitar la tenencia de neumáticos en desuso, donde habitualmente se junta el agua de lluvia y puede permanecer estancada.
Dado que se está en temporada de piscinas, es importante también recordar que deben estar higienizadas, con cloro. Además, es necesario que el agua se mueva, pues el problema es cuando está en recipientes estancados.
Las medidas son sencillas y fáciles de cumplir, por lo que no debería haber excusas. Los integrantes de la Cooperativa COSEL, responsables de efectuar las recorridas domiciliarias necesitan del apoyo de los vecinos, quienes tienen que estar dispuestos a recibir información, permitir el control de eventuales depósitos de agua y también hacer las preguntas que deseen para conocer más sobre el problema que nos aqueja.
En definitiva, es muy importante que la comunidad en general responda a la campaña que se ha organizado, porque es la única forma en que se aventarán los riesgos de contraer la enfermedad.
En ese sentido seguimos siendo optimistas, pero no está demás exhortar a la población a extremar aún más su responsabilidad, a la luz de la situación que padecemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete el CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.