Ante un nuevo 1ro. de Mayo, Día de los Trabajadores

El lunes 1ro. de Mayo, se conmemora el Día Internacional de los Trabajadores, fecha que fue instituida como jornada de lucha por la Segunda Internacional en julio de 1889, para perpetuar la memoria de los hechos ocurridos en mayo de 1886 en EE.UU, cuando en la Haymarket Square de Chicago una violenta represión intentó detener una de las miles de protestas que llevaban a cabo las organizaciones laborales en todo el país.
En ese marco, arrestaron a todo el equipo de imprenta del Arbeiter Zeitung y la policía detuvo a 8 anarquistas: George Engel, Samuel Fielden, Adolf Fischer, Louis Lingg, Michael Schwab, Albert Parsons, Oscar Neebe y August Spies. Todos eran miembros de la Asociación Internacional del Pueblo Trabajador y murieron en la horca.
Vale precisar que esta reivindicación fue emprendida por obreros norteamericanos e inmediatamente adoptada y promovida por la Asociación Internacional de los Trabajadores, que la convertiría en demanda común de la clase obrera de todo el mundo. El Congreso de París de la Segunda Internacional acordó celebrar el Día del Trabajador el 1º de mayo de cada año, con actos obreros y manifestaciones reivindicativas en todo el mundo.
Eso explica que el 1ro. de Mayo no es un día de fiesta, por más que sea feriado y se aproveche ese asueto para disfrutar o descansar. El 1ro. de Mayo es, sobre todo, de recordación y de compromiso con esos trabajadores que en aquella época, pleno Siglo XIX, lograron esas básicas conquistas que permanecen hoy como bandera principal de la clase obrera mundial organizada, en particular de nuestro país que, con su central única PIT-CNT, ha sabido defender con unidad y madurez –en cualquier circunstancia- esos valores que promueven la dignidad humana.
Los tiempos han cambiado, la lucha de los trabajadores ha tenido a lo largo del tiempo diferentes prioridades. Muy distinto fue el papel del PIT-.CNT en épocas de la represión y violencia de la década del 70 y 80, cuando los sindicatos perdieron a muchos de sus militantes; diferente fue esa lucha cuando hubo que recuperar derechos en las primeras décadas post dictadura con gobiernos electos por el pueblo, y distinto es ahora, con un gobierno más consustanciado con postulados sociales que han interpretado el sentir “de los de abajo”, que han permitido mejores condiciones de vida de los trabajadores. Un reconocimiento cabal de esta situación es que el Presidente del Uruguay, Dr. Tabaré Vázquez, por primera vez en la historia inaugurará la conferencia de la OIT a celebrarse próximamente en Ginebra.
Tengamos claro que esas son señales de avance, pero la tarea de los trabajadores organizados –distante de cualquier gobierno- nunca cesa, todo lo contrario. El camino es largo en materia de compromiso de lucha por mejores salarios y condiciones de trabajo, pero también en cuanto a responsabilidades que competen directamente a los gremios, como es propiciar la capacitación en un tiempo en que las nuevas tecnologías y la necesidad de mayor producción en todas las áreas del quehacer nacional así lo exigen.
Nos consta que ahí está presente la actitud responsable de las organizaciones, siendo la Intersindical de Flores un ejemplo de ello, asumiendo un protagonismo fundamental en la promoción de talleres de capacitación que contribuyen con el desarrollo y con la madurez de los gremios, en una sociedad que cada vez más necesita de todos para seguir construyendo justicia social.
¡Salud Trabajadores en su Día!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete el CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.