El acto patrio y el gran protagonismo de los niños

Ayer fue celebrado un nuevo aniversario del Natalicio del Prócer, Gral. José Gervasio Artigas, y Día de la Bandera Nacional, acontecimientos profundamente arraigados en nuestra mejor historia. Por un lado, por lo que significó el legado que nos dejó el Jefe de los Orientales en el proceso de lucha por la independencia, por su ejemplo de respeto a las libertades y al sistema democrático republicano de gobierno. El Pabellón Nacional como símbolo de identidad de nuestro pueblo, tal como fue exaltado en el acto central realizado en Plaza Constitución y en el Teatro “Artigas”.

Lo que pretendemos destacar hoy es la prioridad que se dio a la participación de niños y adolescentes en estos actos, en un hecho tan trascendente como la propia conmemoración del 19 de junio.
Hoy, cuando tanto se habla del rescate de los valores del ser humano, en momentos en que hechos trágicos ocurridos en las últimas horas hieren la sensibilidad de la sociedad en su conjunto, es muy saludable ver el protagonismo de los niños en acontecimientos que están enmarcados en nuestras más puras tradiciones.
Fue muy emotivo disfrutar de la alegría de los más pequeños en momentos de realizar su promesa de fidelidad a la bandera, de la misma forma que otros chicos homenajearon al Protector de los Pueblos Libres, con poemas y canciones que hicieron vibrar a la numerosa concurrencia.
Puede parecer vulgar, pero no lo es, en la medida en que nos pongamos a pensar que todas esas “pequeñas” cosas que tienen como protagonistas a las nuevas generaciones, contribuyen a exaltar la identidad y a fortalecer esos valores que solo necesitan estimularse para potenciar su vigencia.
En el legado del pensamiento de Artigas está su constante defensa del principio de libertad, como lo dejó establecido en el Congreso de Abril, pero también sobresale su espíritu de equidad contemplado en el Reglamento de Tierras de 1815, a lo que se agrega la idea rectora de que “los más infelices sean los más privilegiados”.
Son pensamientos que adquieren extraordinaria vigencia, en una sociedad que asume los riesgos que provienen de actitudes que manifiestan desigualdad, discriminación y violencia de todo tipo.
Por eso es importante fortalecer los valores que nos trasmitió el Héroe, porque en ellos está su voluntad de promover una mejor educación para, a través de ella formar de la mejor manera a los nuevos ciudadanos.
Junto a esto, aplaudimos otras iniciativas que tienen también a los escolares como protagonistas, como es el Concurso “La Constitución… mi aliada”, cuyas bases fueron presentadas en el día de hoy, en el marco de un evento en el que se asocian ideas y esfuerzos de la sociedad civil con los organismos públicos.
Un movimiento que no es el único, por suerte, sino que existen otros que apuntan a los mismos objetivos, es decir, revalorizar los principios de respeto a los derechos de los ciudadanos, para con ello posibilitar una mejor convivencia en esta comunidad necesitada de buenos ejemplos.
Poner el foco en las nuevas generaciones, en hechos tan trascendentes como los vivimos ayer, es sustancial a la hora de pensar en el futuro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete el CAPTCHA * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Cotización de la Moneda